4577303ccfMiércoles 3 Febrero 2016.                            

 Comienzo hoy miércoles con una pregunta “envenenada”. La respuesta es sencilla pero doble: China es comunista pero capitalista. La explicación a continuación:

Según datos de la Comisión Reguladora del Mercado de Valores en China, publicados antes de ayer lunes hay más inversores en las dos grandes Bolsas: Shangahi y Shenzhen: 100.4 millones de personas. Los inscritos en el Partido Comunista: 88 millones. En ese enorme Estado hay dos prácticas muy populares entre hombres y mujeres: el juego y el tabaco.

Las Bolsas atraen como imanes a la gente por el “juego bursátil”. Los valores en Shanghai perdieron en promedio el pasado enero 22.65 % y en Shaenzhen 25.64 %. Sin embargo, pese a esos resultados negativos, 67.500  nuevos inversores se estrenaron en las dos Bolsas el pasado mes.

Esa característica hace que los parqués de ambas Bolsas  sean muy sensibles a los “rumores” y por ende sus resultados, volátiles. La gente “chismea”, sobre alzas o bajas en sus hogares, trabajos, con vecinos, familiares, amistades y con muchas otras personas y por ello toma con frecuencia decisiones apresuradas.

Esa democratización bursátil expresa un bienestar social creciente que se manifiesta también en huelgas no informadas por la prensa comunista pero tampoco tan reprimidas por las autoridades de gobierno como en el pasado.

En China las libertades políticas están prohibidas, las sociales cada vez más aceptadas, aunque con disgusto, por los mandamases del Partido, pero las libertades económicas gozan de más fuerza cada día porque los chinos eligen hoy ser comunistas en lo político pero capitalistas en lo económico. Esta situación contradictoria es cada vez más aceptada por todos. Un escenario complicado no tan fácil de entender para un occidental. Sus resultados finales están por verse todavía. Esperaremos.

 

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.