El equipo de el "Tigre" en su debut en Santa Cruz. (El Derribador)
El equipo de el “Tigre” en su debut en Santa Cruz. (El Derribador)

Blooming anotó su primera victoria en el torneo Clausura este domingo a costa The Strongest con un marcador frágil de 1-0.

Las mejores acciones del cotejo fueron en el segundo tiempo, en la etapa inicial hubo remates desviados y ninguna imagen de un fútbol claro. Salvo los primeros minutos en los cuales hubo reclamos por faltas dentro del área, el resto de este periodo pasó sin emociones.

A pocos minutos de iniciadas las acciones en el complemento The Strongest tuvo la oportunidad más clara en un contragolpe tras un intento fallido de los celestes por anotar un gol. Carlos Neumann tomó el balón aguantando la marcación y dar un pase a Pablo Escobar quien avanzó a toda velocidad y finalizó la acción con un disparo cruzado que pasó a centímetros del poste.

El infortunio llegó sobre el pórtico de los aurinegros a los 60´ cuando un centro de tiro libre llegó al área pequeña y el central Fernando Marteli en su desesperación por despejar el peligro mandó el balón contra su arco con un disparo de pierna derecha.

Después del gol del local, el Tigre estuvo cerca de convertir el empate con un disparo de zurda de Escobar que se encontró con la mano del arquero Hugo Suárez, cuyo esfuerzo para estirarse sirvió para que mandar la pelota a tiro de esquina.

La desventaja en el marcador aceleró los movimientos del atigrado en la zona ofensiva, se dio cuenta que era posible hacer más daño y se acercó con bastante decisión, pero se vio sofocado por la presión de los jugadores celestes y por varios minutos el partido se jugó con el Tigre atacando y el cuadro cruceño tratando de recuperar la pelota para armar un contragolpe.

En su regreso al fútbol boliviano, el lateral Diego Bejarano ayudó con sus proyecciones por el costado derecho, también probó con un disparo cruzado que encontró bien ubicado a Suárez. El Tigre tenía al rival entre sus garras y estaba más próxima la llegada de la igualdad.

No había manera de que los blooministas puedan balancear las acciones del compromiso, cada minuto que pasaba era un momento de zozobra porque era más frecuente la presencia ofensiva del elenco aurinegro en el área. El elenco dirigido por el técnico Hernán Boyero buscaba respiro frente a esta presión y eran pocas sus salidas.

Con los minutos finales sobre sus espaldas, Blooming estaba concentrado en la marcación y en despejar cuanto antes el balón de su área. Carlos Saucedo quedó solo en el lado de la cancha de la visita, mientras sus compañeros estaban encargándose de cuidar el triunfo.

SANTA CRUZ/APG