Alimentos con grasas trans. (Archivo)
Alimentos con grasas trans. (Archivo)

Por los efectos contraproducentes que podría provocar el consumo constante de productos que contengan grasas trans, el Gobierno dispuso que el reglamento de la nueva ley de Promoción de Alimentación Saludable establezca un proceso gradual de reducción de los alimentos con contenido de grasas trans.

La norma también establece que los productos que contengan estas grasas obligatoriamente deberán plasmar el texto “Contiene Grasas Trans», en letras mayúsculas, legibles, en colores contrastantes al fondo y en lugar visible.

Según la ministra de Salud, Adriana Campero, el objetivo es disminuir el consumo de productos untraprocesados y con grasas trans, pues estos son “altamente oncogénico en un consumo excesivo y un tiempo prologado, además tiene un riego de provocar enfermedades cardiovasculares”, según estudios internacionales.

Aclaró que las grasas trans es un factor de riesgo para padecer cáncer. “Hay estudios que sí (muestran que uno puede tener cáncer) con un consumo excesivo y permanente en el tiempo, no es que consumas y tengas cáncer, eso hay que aclarar, son factores de riesgo”, explicó.

La autoridad dijo que las grasas trans son ácidos grasos que sufren un proceso de hidrogenación que están principalmente en varios productos procesados como por ejemplo en la mantequilla vegetal.

“La mantequilla vegetal tiene un alto contenido en grasas trans, la recomendación de la OMS es ir disminuyendo en el tiempo el consumo de grasas trans e ir cambiándolo por otras alternativas de consumo mantequilla que sea principalmente de derivación láctea”, sostuvo.

Los alimentos que contengan sodio, azúcar añadida y grasas saturadas deberán contener uno de los siguientes mensajes, alternando su uso de manera periódica: «Consuma sal yodada, azúcar o grasas con moderación», «El consumo de frutas y verduras mejora su salud», «Realice actividad física por lo menos 30 minutos al día» y «Consuma 10 vasos de agua al día».

Los  fabricantes, productores, distribuidores, importadores, proveedores, propietarios o administradores de kioscos y comedores, así como las empresas de alimentos, se adecuarán a lo dispuesto en la presente Ley en un plazo máximo de un año calendario, a partir de la publicación de la Ley.

En el caso del etiquetado de envases no retornables, el plazo de adecuación es de un año calendario, y de los envases retornables es de tres años, en ambos casos a partir de la publicación de la norma.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.