Primera foto del "Chapo" Guzmán después de su captura. (Twitter)
Primera foto del «Chapo» Guzmán después de su captura. (Twitter)

Joaquín El «Chapo» Guzmán, unos de los narcotraficantes más buscados del mundo, cumpliría seis meses de andar prófugo, exactamente este lunes 11 de enero.

Guzmán, considerado uno de los mayores criminales del mundo, solo pasó 504 días en la cárcel la segunda vez que estuvo preso. Durante ese tiempo decenas de pensamientos se le cruzarán por la cabeza.

El narcotraficante de 58 años de edad, se fugó la noche del 11 de julio a través de un túnel de 1,5 km que atravesó en una camioneta adaptada para rieles y que conducía a una vivienda en construcción en Almoloya.

Su fuga es considera como una de las más impresionantes de la historia; sin embargo, su libertad no la disfrutó mucho pues hoy fue recapturado en el estado de Sinaloa, México, su ciudad natal por militares que le seguían la pista.

Así fue su escape

La cámara de seguridad estaba en el ángulo superior izquierdo de la celda.

Debajo, un colchón beige sobre una cama que no debía superar el metro y medio de largo.

Frente a ella, una banqueta de cemento, una mesa de cemento, un estante de cemento. Pura grisura, con excepción de tres ganchos (rojo, amarillo y azul) en lo alto de esa pared.

Una ventana rectangular deja colar unos rayos de sol cansados; un foco rectangular en una de las paredes regala una luz enrejada y violenta.

Junto a la cama, un lavabo, luego una letrina, y pegado a ella la regadera.

Allí no llegaba la cámara de vigilancia. Dos muros de unos 120 centímetros de alto protegían la intimidad de Guzmán Loera. Por allí desapareció el hombre al que buscaban miles y miles de efectivos.

MÉXICO/Agencias

 

Tu comentario