Pedro Sanchez (PSOE), Albert Rivera (C's) y Pablo Iglesias (Podemos). (LV).
Pedro Sanchez (PSOE), Albert Rivera (C’s) y Pablo Iglesias (Podemos). (LV).

Ningún partido podrá gobernar España en solitario en la próxima legislatura. Esta es la primera conclusión que dejan las elecciones generales del 20D. Pero hay más. Ni siquiera dos partidos serán suficientes para lograr la mayoría absoluta de 176 escaños, si exceptuamos una gran coalición al estilo alemán entre PP y PSOE.

A continuación analizamos las posibles combinaciones que darían la mayoría absoluta o bien permitirían investir a un presidente del Gobierno por mayoría simple en segunda votación, lo que obligaría siempre abstenciones muy significativas.

Gran coalición

La suma de los 123 diputados del PP y los 90 del PSOE dan una cómoda mayoría de 213 escaños. Sería una situación absolutamente inédita en España y altamente improbable, dada las dificultades de entendimientos entre ambos partidos y de sus líderes. Sin embargo, las palabras y el tono del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tras aceptar la victoria del PP no permiten descartarla del todo.

Gobierno de centroderecha

De entrada queda claro que la suma de PP y Ciudadanos se queda en 163 diputados, a 13 de la mayoría absoluta. ¿Qué partidos podrían dar estos 13 diputados para permitir una mayoría de centroderecha? Exactamente la suma de Democràcia i Llibertat (8), PNV (5) . En esta ecuación falla la presencia de DiL, las nuevas siglas de Convergència, pues es altamente improbable que accedan a un pacto de estas características. Sería posible, sin embargo, un gobierno del PP con mayoría simple con la abstención en la investidura necesaria tanto del PSOE como de Ciudadanos.

Gobierno de izquierdas

La suma de PSOE, Podemos e IU suman 159 escaños, a 17 de la mayoría absoluta. ¿Qué partidos podrían dar estos 17 diputados para permitir una mayoría de centroderecha? En este caso la única suma posible sería el concurso de los nueve diputados de ERC y los ocho de DiL, 17 en total. En este caso, el derecho a decidir de los catalanes sería la curiosamente la tabla de salvación del PSOE. Un caramelo muy envenenado y muy difícil de digerir. También cabría la posibilidad de un pacto entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos. Los tres sumarían 199 escaños. No obstante, las diferencias programáticas entre Ciudadanos y Podemos parecen irreconciliables.

Por último, un gobierno de izquierdas por mayoría simple es improbable por no decir casi imposible, puesto que implicaría la abstención necesaria de Ciudadanos. Su líder, Albert Rivera dijo el viernes en Barcelona que impediría un pacto de perdedores refiriéndose a un posible pacto entre PSOE y Podemos.

En definitiva, estas elecciones han dejado un panorama inédito en España que obligará a pactar y dialogar, aunque escorado ligeramente hacia el centroderecha. Salvo sorpresa, Rajoy podrá gobernar pero deberá hacer concesiones a la izquierda.

MADRID/Con datos de LV

 

Comments are closed.