Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Lunes 14 Diciembre 2015.

Cuando el emocionado Fides Castro entró triunfal en La Habana el 1º de Enero de 1959, hace casi 57 años, no pensaba que el poder y el dinero caminan siempre de la mano. Osvaldo Dorticós fue Presidente de Cuba entre 1959 y 1976, durante 17 años. Su muerte fue trágica y Castro ocupó su lugar. Llegó el dinero de la URSS a la Isla y aseguró su poder político.

La relación entre el poder y el dinero es muy estrecha. Tan es así que en las actuales negociaciones cubano – estadounidenses tras la reanudación de las relaciones diplomáticas entre ambos países, el tema actual de la negociación bilateral no es ni el embargo de Estados Unidos a Cuba, ni la situación de los Derechos Humanos en la Isla. Se negocia para indemnizar a los propietarios norteamericanos que fueron expropiados de sus bienes en Cuba por Fidel y sus barbudos hace más de 50 años. Otros temas a negociar llegarán después.

La catastrófica derrota electoral del chavismo en Venezuela, el pasado domingo 6 de Diciembre muestra, además, que el dinero del petróleo se está secando y que los discursos del Presidente Maduro no evitan las largas colas en ese país para conseguir comida.

No es coincidencia que las auto denominadas “ revoluciones socialistas” latinoamericanas llegaran al poder con mucho dinero en sus bolsillos por la venta internacional de materias primas. El dinero se está acabando y esas “revoluciones” se están agotando. La Señora tuvo que cambiar de domicilio de Buenos Aires a Santa Cruz, en el sur argentino, porque el dinero se le acabó. Rafael Correa decidió no ser candidato presidencial el 2017 en Ecuador, tras haber hecho cálculos en su Computadora Personal de los ingresos previsibles en los próximos dos años por la exportación de sus materias primas, sobre todo petróleo y banano.
Gracias, epi