Líderes en la mesa de negociación celebran el acuerdo, entre ellos el presidente de Francia, Francois Hollande (der.), y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon (centro). (ONU)
Líderes en la mesa de negociación celebran el acuerdo, entre ellos el presidente de Francia, Francois Hollande (der.), y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon (centro). (ONU)

Un histórico acuerdo mundial contra el cambio climático, que une por primera vez en esa lucha a países ricos y en desarrollo, fue aprobado ayer por 195 países en una conferencia cargada de emoción en París.

Seis años después de la fallida conferencia del clima de Copenhague, la comunidad internacional demostró que tomó conciencia de un problema que amenaza la vida en el planeta.

“Miro a la sala”, dijo rápidamente el canciller francés Laurent Fabius. “Veo que la reacción es positiva, no oigo objeciones: el Acuerdo de París sobre el clima queda aprobado” añadió con nerviosismo, antes de pegar un martillazo, como manda la tradición.

Los asistentes irrumpieron en vítores y aplausos, y muchos rostros reflejaron los años de esfuerzo diplomático.

El Acuerdo de París reemplazará a partir de 2020 al actual Protocolo de Kioto y sienta las bases para la reducción de emisiones de gases del efecto invernadero y, más importante aún, para empezar a soñar con un mundo sin combustibles fósiles.

El texto propone limitar el aumento de la temperatura del planeta “muy por debajo de dos grados con respecto a los niveles preindustriales”, y “seguir esforzándose por limitar el aumento de la temperatura a 1.5 grados”.

Los países industrializados, responsables históricos del problema, deberán ayudar financieramente a los países en desarrollo. Pero las potencias emergentes que lo deseen, como de hecho ya ha empezado a hacer China, podrán hacerlo también, de forma voluntaria.

Además, todos los países se comprometen a controlar mutuamente sus planes de reducción de emisiones de gas, bajo un nuevo mecanismo en el sistema de la ONU, con plazos quinquenales a partir de 2023.

En las calles de París, miles de ecologistas desfilaron para hacer oír su voz ante el desafío del calentamiento del planeta.

“Estoy aquí para mostrar que incluso sin tener mucha esperanza en la COP21, vamos a continuar luchando”, declaró Anne-Marie de 69 años.

Los más difíciles para negociar fueron India, China, Arabia Saudita, Venezuela y Cuba.

Propuestas bolivianas

El ministro de Planificación del Desarrollo y jefe de la delegación de Bolivia en la COP21 que se realiza en París, René Orellana, informó el sábado que el acuerdo global incluye al menos cuatro propuestas bolivianas para frenar la crisis climática.

En un contacto telefónico con medios estatales, Orellana consideró que el acuerdo universal y vinculante que entrará en vigencia el 2016 “tiene luces y sombras”, sin embargo en general establece “grandes avances” basados en una economía baja en carbono.

“Se ha incluido de la propuesta boliviana, el enfoque no basado en mercados que es importante porque es una propuesta que Bolivia promovió como contraposición a los mecanismos mercantilistas de carbono. Ciertamente se ha acordado, y está en el documento Bolivia lo ha observado, un sistema de trasferencia de resultados de mitigación y aquí vamos a tener problemas, pero Bolivia ha logrado el enfoque no basado en mercados”, señaló.

Obama se pronuncia sobre el documento

El presidente de EEUU, Barack Obama, elogió ayer el primer acuerdo universal de lucha contra el cambio climático aprobado en la COP21 de París y dijo que con él se ha mostrado “lo que es posible” cuando el mundo “se une”.

“Hoy podemos estar más seguros de que el planeta va a estar en mejor forma para la nueva generación”, destacó Obama en una breve declaración desde la Casa Blanca.

Según el mandatario, el acuerdo no es “perfecto pero es ambicioso” y puede ser “un punto de inflexión para el mundo” en la lucha contra el cambio climático.

“Este acuerdo representa la mejor oportunidad que hemos tenido para salvar al único planeta que tenemos”, anotó.

PARÍS/Agencias

Comments are closed.