Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Miércoles 9 Diciembre 2015.

La “casi“ Ex Presidenta argentina, La Señora, se ha convertido, por obra y gracia de su espectacular capacidad política en la principal, protagonista del traspaso de la Jefatura de Estado en Buenos Aires, mañana jueves, 10 de Diciembre.

Ella fue la responsable de la victoria electoral de Mauricio Macri en la Segunda Vuelta Electoral para la Presidencia el pasado 22 de Noviembre. Es una política destacada, aunque esa capacidad de enamorar a la gente tiene un pequeño problema: a La Señora la gusta más la plata que la política o piensa que la política es para hacer plata. Ese problemita determinó la derrota del candidato del Frente Para la Victoria (FPV) – justicialismo tradicional con algún maquillaje novedoso, el ex Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.

En una de sus últimas pulsetas políticas con Macri, La Señora le ganó de lejos en base a una innegable habilidad, que algunos de sus enemigos más acérrimos no le quieren reconocer, y así les puede ir en el futuro pues La Señora será una incómoda piedra en el zapato del futuro Mandatario argentino.

¿Por qué le ganó a Macri?. Por la sencilla razón de que el futuro Presidente no tuvo la talla personal necesaria para doblarle el pulso a La Señora. El cerebro femenino es mucho más sutil que su contraparte masculina. El lugar del traspaso presidencial de mañana jueves es una sutiliza y en ella La Señora le dio cátedra al inexperto Macri. En la política como en la vida cotidiana, los detalles son, a veces, más importantes que las verdades. Por lo mismo, para un hombre entrar en el terreno de las sutilizas femeninas es perder. No sólo en la política sino en la vida toda. La Señora lo demostró hace pocos días con elegancia. Reconocer los méritos ajenos es una virtud de llamativa escasez en la humanidad.

Gracias, epi

Comments are closed.