avionetas

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) pondrá en vigencia desde el jueves el sistema “Aero B-Sisa” para las avionetas del país y así ejercer la regulación, supervisión, control y fiscalización de la comercialización del gas que consumen las pequeñas aeronaves.

“A partir de mañana estamos lanzando el sistema B-Sisa para para aeronaves que consumen gas o gasolina de aviación”, informó este miércoles en conferencia de prensa el director ejecutivo de la ANH, Gary Medrano.

La entidad asume la determinación después de que el fin de semana la Policía secuestró 192 aeronaves en suelo beniano pues se presume que fueron utilizadas para el contrabando. Las avionetas estaban en proceso de microaspirado. Además se intervinieron 37 hangares y cinco haciendas en dicha región.

Medrano aseguró que desde el jueves se desplazarán cuadrillas de la Agencia de Hidrocarburos en los aeropuertos de Trinidad, de Santa Cruz de la Sierra y otros para realizar el registro y la entrega de la tarjeta B-Sisa, que es una tarjeta tipo credencial que se le entregará a cada propietario de la avioneta, sin la tarjeta no se podrá comprar el combustible.

El sistema para aeronaves, el Aero B-Sisa, estará en línea con varias instituciones: con la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), con YPFB aviación que provee de combustible en cada uno de los aeropuertos, también con la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), con Servicios de Aeropuertos Bolivianos (SABSA) y con Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea de Bolivia (AASANA).

La otorgación de la tarjeta a los dueños de las aeronaves no tiene ningún costo y se espera registrar a unas 1000 aeronaves hasta fin de año.

La base de las operaciones de las avionetas se concentra en al menos cinco aeropuertos que están en Trinidad, Santa Cruz de la Sierra, Riberalta, Guayaramerín y Santa Ana. Casi el 80 a 90 por ciento de las operaciones de las aeronaves pequeñas se concentras en esas regiones.

Según Medrano, la ANH ya había detectado que para la compra de combustible se estaban usando matrículas de avionetas siniestradas, además de casos donde las aeronaves compraban el combustible pero nunca realizaban su itinerario, presumiéndose que era vendido de terceros.

“Nuestro sistema B-Sisa había detectado que, por ejemplo, una avioneta cargaba combustible en Trinidad, 80 galones de gas, esa avioneta nunca salía del aeropuerto de Trinidad, pero ya había comprado el combustible, pero nunca había llegado a Santa Ana (que era su itinerario), nunca había vuelto a despegar de Santa Ana, nunca había vuelto a aterrizar a Trinidad. Ese combustible era sacado también de la avioneta y era vendido a sabe quien”, sostuvo Medrano.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.