La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. (Archivo)
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. (Archivo)

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, autorizó este miércoles la apertura de un juicio político con fines de destitución contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, tras considerar procedente una acusación contra la mandataria por irregularidades fiscales ocurridas en 2015.

Cunha anunció su decisión en una rueda de prensa en la que aclaró que no encontró ninguna objeción para rechazar la acusación y en la que dijo lamentar haber autorizado un proceso que, en su opinión, el país necesitaba enfrentar.

El pedido fue realizado por los abogado Helio Bicudo y Miguel Reale Júnior.

El pedido de Bicudo, uno de los fundadores del Partido de los Trabajadores de Dilma y Lula, se basa en los llamados “pedaleos fiscales” del gobierno en 2014, como se conoce en los medios el maquillaje de los presupuestos del pasado año atrasando algunos gastos de los bancos públicos para cumplir las metas parciales de las cuentas anuales en año de elecciones.

Cunha, del PMDB, tomó esta decisión el mismo día en que el grupo del PT en la Cámara anunció que va a votar a favor de proseguir con el proceso de cese de Cunha en el Consejo de Ética, que se encuentra en marcha debido a las sospechas de que Cunha habría mentido sobre las cuentas que tendría en Suiza y donde cobraría pagos ilegales de la trama corrupta en torno a Petrobras.

No obstante, Cunha aseguró que no tomó la decisión movido por la venganza: “Es una decisión de mucha reflexión, de mucha dificultad.. No quie ocupar la presidencia de la Cámara para ser protagonista de la aceptación de un pedido de ‘impeachment’. No era mi objetivo. Pero, repito, nunca en la historia de un mandato hubo tantos pedidos de ‘impeachment como en este”.

La votación de la Cámara sobre el ‘impeachment’ tendrá lugar en 2016, pues el legislativo entra en breve en receso de verano. Será un mes muy difícil para la economía brasileña y la legitimidad del gobierno, pocos días después de que se conocieran unos preocupantes números económicos, con una recesión del 1,7% en el tercer trimestre de 2015 y un acumulado de 4,5% en los últimos doce meses.

BRASILIA/ Agencias

 

Comments are closed.