Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Miércoles 2 Diciembre 2015.

Esta nueva “Cruzada”, 14 siglos después de la Primera de 1095, tiene una característica sorprendente: cristianos, musulmanes y miembros de otras religiones combaten y lo harán con mayor violencia en el futuro contra los musulmanes radicales del auto denominado “Nuevo Califato de Damasco”, según unas versiones, o “Estado Islámico”, según otras.

La primeras “Cruzadas” construyeron ejércitos de cristianos plebeyos, nobles, príncipes, reyes, caballeros, templarios, potentados y muchos tipos de gentes diversas. Esas movilizaciones militares contra los denominados turcos que entonces dominaban el Oriente Medio se prolongaron por dos siglos.

En más de doscientos años, el único triunfo militar relevante de la Cristiandad fue la toma de Jerusalén por Godofredo de Bouillón en el año 1099, durante la “Primera Cruzada”. La Ciudad Santa permaneció por decenios en poder de militares cristianos europeos. Ése fue el objetivo principal del Papa Urbano II el martes 27 de Noviembre de 1095 en la ciudad francesa de Clermont. Lo consiguió aunque no para siempre.

En la actualidad esta “cruzada” actual, todavía en proceso de construcción, tiene componentes religiosos pero, sobre todo, busca la total aniquilación del brazo militar del “Nuevo Califato de Damasco” para garantizar el completo dominio territorial de las potencias mundiales en Oriente Medio y asegurar, además, la seguridad física de las atribuladas poblaciones de Europa, Asia, África y América.

El objetivo político – militar es ambicioso, pero los dirigentes del “Estado Islámico” han cometido un llamativo error político y militar: ellos solos contra todos, Su victoria final, pese a sus constantes amenazas, parece imposible, aunque esta guerra será cruel, trágica y muy larga.

 

Gracias, epi

Comments are closed.