Logo de la COP21. (ONU)
Logo de la COP21. (ONU)

Tras décadas de lucha, las ONG han logrado adelantos en su combate contra el recalentamiento global. Dado que el camino desde la Cumbre de Río hasta esta COP21 ha sido arduo, sus expectativas son hoy en día muy altas.

Según José Luis García, responsable de los áreas Investigación & Incidencia y Cambio Climático & Energía en Greenpeace, “estamos ante una oportunidad decisiva, en la cual los gobiernos tienen que estar a la altura de lo que la sociedad ya está exigiendo, y del enorme reto del cambio climático.

De la COP21 debería salir un acuerdo por el cual todos los países queden obligados a una reducción de emisiones de una envergadura tal que en el horizonte 2050, el cien por ciento de la energía que se produzca sea de origen renovable, y las emisiones mundiales se vayan a cero.

También hay que llegar a acuerdos que obliguen a actuar en el corto plazo, y tiene que acordarse un mecanismo de revisión rápida y frecuente”.

Existe “el escollo tradicional de los intereses enfrentados, intereses económicos ligados a las energías sucias, pero ya no es tan grande porque el mundo se está moviendo, la competitividad de las energías renovables es mucho mayor ahora”, sostiene José Luis García. “Esperamos que esta vez haya esta voluntad política que en ocasiones anteriores ha faltado, sobre todo porque la opinión pública lo está exigiendo más que nunca”, concluye.

Raquel García Monzón, técnico de energía del Programa de Clima y Energía de WWF España, estima que “en París está en juego un nuevo acuerdo sobre el clima que debe cumplir seis puntos”: el reconocimiento del principio de equidad, el crecimiento de la ambición, la financiación hacia un nuevo modelo energético, la adaptación y mecanismos de perdidas y daños, un fondo verde por el clima, y acciones especificas en bosques y agricultura. “Solo tenemos un planeta, así que esperemos que los gobiernos sean responsables y se comprometan”, sentencia.

Sobre la financiación, Oscar Soria, vocero de Avaaz, explica que esperan “que se cumpla con la promesa de los cien mil millones de dólares para los países pobres, para que se puedan adaptar y puedan desarrollarse de forma limpia”. Para las ONG, la transición hacia las energías limpias es uno de los grandes desafíos de la COP21.

PARÍS/Tomado de RFI

Comments are closed.