Pablo Escobar de The Strongest. (APG)
Pablo Escobar de The Strongest. (APG)

San José,  se paró firme ante The Strongest la tarde de este jueves en el estadio Jesús Bermúdez y consiguió un empate (1-1) que  perjudica  la campaña atigrada por conquistar el título en el torneo Apertura.

Cuando restan seis fechas para el cierre de este campeonato, las metas de los santos difieren a las que trazó de The Strongest, pero dentro del campo de juego el cuadro orureño logró equilibrar sus fuerzas frente al rival y pudo sumar una unidad cuando todo apuntaba al Tigre como el favorito para registrar un mejor resultado.

El equipo de la “V” azulada hizo un despliegue de juego con más libertad por todo el terreno, no tenía la presión de estar en medio de la pugna del título del certamen y con esta actitud provocó problemas dentro del esquema de los atigrados, quienes malgastaron los acercamientos sobre el arco de Juan Carlos Robles, arquero que al final de los 90 minutos reglamentarios quedó como la figura para los espectadores orureños.

Una de las mejores ocasiones que tuvo The Strongest en sus manos fue un tiro penal a los 62 minutos, en un partido cerrado y con pocas posibilidades de anotar esta semejante responsabilidad fue entregada a Fernando Marteli, cuya remate fue bastante anunciado al costado derecho del arquero que alcanzó a manotear.

La moral del Tigre fue afectada por este error, y la defensa quedó más ofuscada cuando un ataque de San José, a los 70 minutos, finalizó en el gol de la apertura con Abel Méndez como el autor recibiendo libre un pase de Ronald Puma ante la mala cobertura de Martelli y Federico Pereyra. El atacante santo envió la pelota contra las redes por encima de José Peñarrieta.

Fiel a su estilo, cuando la adversidad es mayor The Strongest se puso a trabajar con más intensidad hasta conseguir el empate por intermedio de un disparo de Jair Torrico, a los 77 minutos, cuando ingresó al área rival para llevarse la pelota hasta definir en el momento justo.

La frustración de los aurinegros volvería a aparecer, porque a los 82 minutos volvió a contar con un penal a su favor y esta vez el ejecutor fue Pablo Escobar, el capitán mandó la pelota al centro y Robles atajó el disparo. Era una de las peores tardes que vivía el elenco paceño.

El local apretó al Tigre en los minutos finales incrementando su sufrimiento, ya que sus ocasiones de gol eran peligrosas y por poco llega el segundo tanto. Con más prisa que cordura, los atigrados, por otro lado, estaban persiguiendo el segundo tanto, pero se quedó en intenciones y los santos tuvieron que salvar su pórtico sobre la línea de gol.

Finalizado el compromiso, el elenco paceño quedó con un sabor amargo porque sólo sumó un punto y la diferencia frente a Sport Boys es de cinco unidades cuando la perspectiva de los gualdinegros era quedar a tres del líder con una victoria.

ORURO/APG

Comments are closed.