Imagen del encuentro Ciclón - Wilstermann. (APG)
Imagen del encuentro Ciclón – Wilstermann. (APG)

Ciclón le propinó una dura bofetada a Wilstermann con la victoria que consiguió la tarde de este miércoles por 2-0 en Tarija, siendo uno de estos goles anotados cuando apenas transcurrieron 13 segundos de iniciadas las acciones en el primer tiempo por intermedio del delantero juvenil Yeltsin Ovando.

El elenco tarijeño volvió a doblegar a un “grande” del fútbol boliviano, el fin de semana derrotó a Blooming (3-2) en Santa Cruz y en la fecha mandó al suelo a los aviadores en la ciudad de Tarija acomodándose cerca de la mitad de la tabla de posiciones y dejando una buena impresión entre los aficionados.

Los jugadores de Wilstermann ingresaron desconcentrados a este cotejo, permitiendo que Ovando ingresé al área con el balón y con un disparo de zurda superó al arquero Raúl Olivares, quien regresaba al pórtico por decisión técnica después de las fallas que tuvo Gustavo Salvatierra en las anteriores presentaciones.

Cuando apenas el partido estaba en su desarrollo de los primeros minutos, el cuadro rojo estaba contra la pared sin encontrar respuestas. A los 20´ recibió el segundo gol en otro error de parte de sus jugadores cuando Edward Zenteno dio un pase retrasado a Olivares ante la presión de un delantero, el arquero no pudo parar la pelota y ésta ingresó al pórtico.

El equipo aviador estaba pasando por sus peores momentos en el compromiso, estos errores aumentaban su inseguridad y no veía la manera de remontar el marcador cuando faltaban muchos minutos por jugarse. La molestia del entrenador Juan Manuel Llop era incontenible y sus indicaciones no eran suficientes para reordenar el juego.

Pese a los problemas económicos, Ciclón ha conseguido triunfos que le ayudan a sobreponerse a las adversidades y estas unidades contribuyen a mejorar su punto promedio. Aún resta todo el siguiente campeonato y seis fechas del actual para definir los descensos, pero a largo plazo victorias como esta serán de provecho.

Wilstermann quiso cambiar el marcador, tomó impulso en el segundo tiempo hasta ejercer bastante presión sobre el pórtico del local y como ocurrió en las anteriores fechas falló en la definición. La desesperación provocó que los jugadores apuesten por los disparos de larga distancia que iban desviados.

Para bajar la dinámica de los rojos, el plantel del entrenador Víctor Hugo Andrada apeló al fuera de juego con buenos resultados porque de esta manera cortó las intenciones en los momentos en los cuales había buen despliegue ofensivo.

Con esta derrota la visión de la obtención del título de campeón está más borrosa, con un cuerpo técnico que no encuentra respuesta a este bajón que sufre el elenco, cuyo rendimiento está lejos de sus cotejos anteriores a la segunda rueda cuando estaba cerca de la cima.

TARIJA/APG

Tu comentario

Comments are closed.