El canciller de Chile, Heraldo Muñoz. (Minrex)
El canciller de Chile, Heraldo Muñoz. (Minrex)

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile , Heraldo Muñoz, respaldó este miércoles los dichos del agente chileno ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, José Miguel Insulza, en el sentido de que nuestro país siempre ha estado abierto al diálogo con Bolivia y que fue el país vecino el que puso fin a las conversaciones.

Después de conocer la invitación realizada por el presidente Evo Morales a reiniciar el diálogo por la demanda marítima, el Canciller respondió que «nosotros siempre hemos dicho que estamos dispuestos a dialogar, fue Chile el que ofreció el restablecimiento de relaciones diplomáticas de inmediato y sin condiciones».

 

«Por supuesto que dialogar es una cosa y demandar en La Haya es otra. Una demanda unilateral, evidentemente, es contraria al dialogo», enfatizó, en la misma línea de lo planteado horas antes por Insulza.

En esa línea, destacó que «siempre se podrá conversar, incluso durante la demanda, pero de otros temas, de los múltiples temas comunes entre los dos países. El tema de la demanda marítima ellos decidieron colocarlo en La Haya».

Consultado sobre la posibilidad de que se retomen las conversaciones entre ambos países si La Paz depone su demanda ante el tribunal internacional, Muñoz indicó que «no me pongo en situaciones hipotéticas, tendría que verlo y en ese momento podremos conversar».

«¿Qué es lo que dijimos antes de que ratificaran la demanda Bolivia? La administración de la presidenta Bachelet estaba dispuesta a reponer la agenda de 13 temas, que incluían la aspiración marítima boliviana. Ellos decidieron otro camino, decidieron el camino de la demanda en La Haya», insistió.

Defensa de las excepciones

Consultado sobre las eventuales diferencias que hubo al interior del Gobierno al momento de decidir si Chile se acogía a la opción de presentar las excepciones preliminares en La Haya, el secretario de Estado dijo que «todos estábamos absolutamente convencidos» de que esa era la mejor opción.

«Estoy absolutamente cierto que es así en el caso de la Presidenta, en mi caso y todos los miembros del equipo que hicimos lo correcto. Había que presentar la excepción preliminar porque ese era un paso procedimental al que teníamos derecho», indicó.

Finalmente, subrayó que «no podíamos saltarnos un paso para defender nuestros intereses y resultó que sacamos un fallo mucho mejor a que si hubiéramos ido directamente al fondo, porque hoy día la demanda boliviana quedó acotada a una supuesta obligación de negociar que se tiene que demostrar».

SANTIAGO/ Con información de Emol.

 

Tu comentario

Comments are closed.