Irma Cerruto Ticona. (Archivo)
Irma Cerruto Ticona. (Archivo)

La general y exdirectora administrativa de la Policía Boliviana, Irma Cerruto Ticona, obtuvo la detención domiciliaria para continuar con su defensa en el proceso que le sigue el Ministerio Público por la adquisición y confección de uniformes policiales 2013 con presunto sobreprecio, que asciende un daño económico al Estado dos millones de bolivianos. La medida fue determinada por la juez Lidia Cardozo en la tarde del viernes.

La general es señalada por los delitos de  incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias.

La general Cerruto fue aprehendida la noche del miércoles, después que la semana pasada el juez Roman Castro resolvió el arresto domiciliario de la mayor, Leticia Zapana, exjefa del departamento de Adquisiciones de la Policía, que fue imputada por el caso de la presunta adquisición con sobreprecio de uniformes para la tropa.

Este hecho de corrupción se produjo en la gestión del general Alberto Aracena, afirmó la fiscal Lilian Villalta que investiga el caso.

Junto a ella son investigados otras 14 personas de la Policía que fueron involucrados por la mayor y otros efectivos policiales que prestaron ya declaración en el Ministerio Público.

LA PAZ/Fides