El campo de juego del estadio de River Plate anegado por el agua . (Conmebol)
El campo de juego del estadio de River Plate anegado por el agua . (Conmebol)

Una lluvia torrencial que azotó a Buenos Aires la noche del jueves forzó la suspensión para el viernes del superclásico sudamericano que iban a jugar Argentina frente al Brasil de Neymar, por la clasificatoria al Mundial Rusia-2018.

El esperado encuentro se jugará a las 20.00 hora boliviana en el estadio Monumental, inundado el jueves de cabo a rabo, como lo pudo comprobar el árbitro paraguayo Antonio Arias, a quien se lo vio chapotear en los charcos del terreno.

“El mal clima hizo imposible que se disputara el duelo. Las fuertes lluvias que todavía siguen cayendo sobre Buenos Aires obligaron a suspender el partido”, dijo la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en un comunicado.

El encuentro marcará el retorno, tras una suspensión, de la estrella brasileña Neymar. Argentina había perdido por lesiones a sus tan apreciados Lionel Messi, Sergio Agüero y Carlos Tevez.

El Servicio Meteorológico reportó que llovieron 50 milímetros dos horas antes del juego. Las autoridades esperaron que pudiera cambiar el clima pero fue en vano y diez minutos antes de la hora programada se largó otro chaparrón.

El temporal puso en aprietos los planes de ambas escuadras, que tendrán menos tiempo de recuperación para la cuarta fecha. El martes Argentina jugará contra Colombia y Brasil frente a Perú ese mismo día.

BUENOS AIRES/Conmebol