Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

                                                                             Viernes 13 Noviembre 2015.

Los escrutinios del Referendum del 21 de Febrero próximo para la Repostulación de Evo Morales a un nuevo período presidencial para el período 2020 – 2025 serán un duro examen para el flamante Tribunal Supremo Electoral, sin derecho a desquite tras lo sucedido con su antecesor. Sus miembros saben los detalles de ese examen electoral y seguramente tomarán los recaudos para no seguir el camino de la renuncia, como sus antecesores, para intentar liberarse de una tan grave responsabilidad electoral.

En ese referéndum las pasiones políticas a favor o en contra de la Repostulación Presidencial de Evo explotarán sin remedio. Los dos primeros meses del año próximo estarán sacudidos por discursos, declaraciones, opiniones, encuestas, ataques de todo tipo. Los partidarios del SÍ harán valer sus argumentos y los defensores del NO gritarán por sus derechos. Unos y otros no aceptarán fácilmente posiciones contrarias a las suyas.

El gobierno pondrá toda su carne en el asador para demostrar su lealtad para  lograr que Evo se repostule una vez más como candidato presidencial. La oposición, por  su parte, se dará modos para lograr en la próxima campaña electoral su tan difícil unidad. Los oficialistas tendrán más facilidades iniciales, mientras los opositores buscarán todas las armas posibles para desarmar los argumentos a favor del SI en la complicada pregunta de la papeleta electoral.

El árbitro electoral no lo tendrá fácil. Ninguno de los bandos le dará facilidades, más bien se lo pondrán lo más difícil posible porque casi todo vale en las campañas electorales bolivianas. Si los resultados son apretados entre las dos respuestas, el Tribunal Supremo lo tendrá más difícil todavía. ¡Qué Dios bendiga a sus miembros!

Gracias, epi

 

Comments are closed.