Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Jueves 5 Noviembre 2015.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) es la columna vertebral de nuestra economía. Sus cuatro letras marcan nuestro presente y nuestro futuro.

Libre Empresa, revista económica mensual editada en Cochabamba pero de difusión nacional y cuyo Director es Gustavo Villarroel Terrazas, en su edición del pasado  Octubre, publica una serie de datos importantes sobre las 250 empresas más grandes de Bolivia. Yacimientos es, con mucho, la mayor de todas.

YPFB, oficina central con sede en La Paz, vendió productos en 2014 por Bs. 69.111.600, equivalentes, al cambio oficial de 6.96 Bs.  a  Usd. 9.929.828.

Su patrimonio fue de Usd.8.461.724 y sus utilidades  Usd. 1.279.066.

Esta mega empresa estatal significó el año pasado el 42.7% de las ventas y el 39.5 % de las utilidades generadas por las 250 empresas más grandes del país.

Llama la atención que sus ventas representaron el 117.35 % de su patrimonio  y sus utilidades el 12.89 % de esas ventas.

La situación de YPFB está complicada por factores externos e internos. Los externos dependen del precio internacional del petróleo. Los internos de la subvención gubernamental a sus ventas nacionales. YPFB está entre la espada del precio internacional del crudo y la pared de las subvenciones en Bolivia.

Sus máximos responsables tienen desafíos de gestión corporativa en distintos escenarios: prospección, producción, diálogo con las multinacionales, financiamientos, relación con el gobierno, eficiencia en su desempeño e imagen ante la Opinión Pública. Es una baraja de difícil manejo. Todos los bolivianos dependemos de ellos.

 

Gracias, epi

Comments are closed.