Una pareja de familiares en aeropuerto de San Petersburgo. (BBC)
Una pareja de familiares en aeropuerto de San Petersburgo. (BBC)

Un avión comercial ruso, con más de 224 pasajeros a bordo, se estrelló sobre Egipto, según lo confirmó el primer ministro egipcio, Sharif Ismail.

Autoridades de este país, así como la embajada rusa en Cairo a través de un tuit, afirmaron que no hay superviviventes.

La nave, un Airbus A-321, acababa de despegar del balneario egipcio Sharm el Sheikh, en el Mar Rojo, con destino San Petersburgo.

Los equipos de rescate han encontrado los restos del avión en una zona montañosa de la península del Sinaí, donde se ha recuperado la caja negra.

La mayoría de los pasajeros eran turistas rusos.

El presidente Valdimir Putin manifestó sus condolencias, envió socorristas a Egipto y ordenó una investigación oficial del accidente.

«Escena trágica»

El vuelo KGL9268 era operado por la pequeña aerolínea Kogalymavia, con base en el occidente de Siberia.

Las autoridades rusas informaron que trasportaba 217 pasajeros, 17 de estos niños, y siete tripulantes. La mayoría de los pasajeros eran turistas.

Los restos del avión se encontraron en una región montañosa de la península del Sinaí.

Los reportes desde el lugar del siniestro hablan de una «escena trágica» con numerosos cuerpos en el suelo y otros todavía sujetados en sus asientos por los cinturones de seguridad.

En el aeropuerto Pulkovo se ha establecido un centro para asistir a los familiares de los pasajeros, dijo la agencia rusa Tass citando a un funcionario en San Petersburgo.

Al comienzo, hubo informes conflictivos sobre la suerte de la aeronave. Unas fuentes decían que había desaparecido sobre Chipre, otras que el avión había abandonado sano y salvo el espacio aéreo egipcio y había hecho contacto con controladores aéreos de Turquía.

Pero el despacho del primer ministro de Egipto, Sharif Isamil, confirmó en un comunicado que «un avión civil ruso… se accidentó en el centro del Sinaí».

Ismail declaró que estaría convocando un comité de emergencia a nivel de gabinete para manejar la tragedia.

Los medios comunicaron que unas 50 ambulancias han sido despachadas al sitio del desastre.

La autoridad aérea rusa, Rosaviatsiya, dijo en un comunicado que el vuelo 9268 había partido de Sharm el Sheikh a las 06:51, hora de Moscú (03:51 GMT) con tiempo estimado de aterrizaje en el aeropuerto de Pulkovo, en San Petersburgo, a las 12:10.

La autoridad añadió que la aeronave no cumplió un contacto programado con el control aéreo de Chipre, 23 minutos después del despegue y desapareció de los radares.

Especulación de posible ataque

El Ministerio de Aeronáutica Civil de Egipto explicó que el avión volaba a una altitud de 9.500 metros cuando desapareció.

Un experto que rastrea vuelos por radar informó a medios internacionales que la nave empezó a perder altitud rápidamente, descendiendo a 1.500 metros por minuto, antes de que desapareciera la señal.

No obstante, la altitud a la que volaba el aparato indica que no pudo haber sido derribado por un misil disparado desde tierra, concluyó Guerin.

Un funcionario que investiga el accidente dijo a un diario local que fue ocasionado por «una falla técnica».

El piloto había detectado un problema y solicitó hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto más cercano, declaró Ayman al Mokadem.

Las observaciones meteorológicas cerca de la escena del rescate sugieren que las condiciones son relativamente benignas.

EL CAIRO, EGIPTO/Agencias

Tu comentario

Comments are closed.