avión accidente

Ya no quedan esperanzas. Las 224 personas, 217 pasajeros y 7 tripulantes, que viajaban en el vuelo del Metrojet que cayó en el Sinaí Egipcio murieron en el accidente. En el Airbus 321 viajaban 200 adultos y 17 niños además de siete tripulantes también rusos. De los 217 pasajeros, 214 eran rusos y tres ucranianos.

Las autoridades egipcias revelaron que los cuerpos quedaron desperdigados en un radio de 5 kilómetros, algunos de ellos calcinados. Los equipos también recuperaron las dos cajas negras de la aeronave.

La confirmación de los equipos de salvamento ha terminado con toda posibilidad, luego de que medios rusos afirmaran que se habían escuchado voces bajo los restos del avión.

El Ministerio de Aviación Civil anunció que un equipo de investigación especializado llegó hasta el lugar donde se estrelló el aparato, una zona montañosa de la península, para registrar los restos del fuselaje y las cajas negras.

La oficina del primer ministro de Egipto, Sherif Ismail, confirmó que se hallaron restos «totalmente destruidos en la zona de Hazana, al sur de la ciudad de Al Arish, capital de la provincia del Norte de Sinaí. Al Arish se encuentra en la costa mediterránea a unos 350 kilómetros al noreste de El Cairo.

Fuego en el aire

Residentes de la zona revelaron que vieron en el cielo avión de pasajeros con un motor en llamas minutos antes de que se informara del accidente. Según la agencia oficial rusa Sputnik, los tripulantes del avión llevaban varias semanas quejándose de problemas en los motores del A321, en servicio desde hace más de 18 años. Mtreojet opera dos A320 y siete A321.

Antes de que se perdiera la señal del radar, 23 minutos después de su despegue, el avión descendía a 6.000 pies (poco más de 1.800 metros) por minuto. En esos momentos sobrevolaba la ciudad egipcia de Larnaca. El piloto habría pedido a la torre de control permiso para realizar un aterrizaje de emergencia en El Cairo.

Residentes del lugar del accidente vieron un avión de pasajeros con un motor en llamas

«Aviones militares han descubierto los restos del avión en una zona montañosa, y 45 ambulancias se han dirigido al lugar para evacuar a los muertos y heridos», informaron las autoridades egipcias en un comunicado.

El avión que se estrelló en Egipto transportaba a 224 personas, todos ellas rusas. En el aeropuerto de Pulkovo, en San Petesburgo, se vivieron escenas de dolor.

El avión siniestrado llevaba la matrícula EI-ETJ y era operado por Metrojet, ex Kolavia, una aerolínea de vuelos chárter fundada en 1993 en la ciudad de Kogalym, Tyumen. Hoy tiene su sede en Moscú.

Sergei Lzvolsky, un funcionario de la agencia de aviación rusa Rosaviatsia dijo a la agencia de noticias Interfax que el avión había partido de ciudad turística de Sharm el-Sheij en el Mar Rojo egipcio, destino favorito del turismo ruso en Egipto, a las 5:51 hora local (3:51 GMT) y se dirigía al aeropuerto Púlkovo, de San Petesburgo.

Segundos antes de su último contacto, el avión descendía a 1.800 metros por segundo

Explicó que el avión no hizo contacto como se esperaba con los controladores aéreos en Chipre, y «desde entonces, el avión no ha hecho contacto y no ha aparecido en los radares».

Antecedentes

Metrojet tuvo un incidente fatal en 2011, cuando uno de sus aviones se incendió en una pista en el Aeropuerto de Surgut en los Urales de Rusia. Tres personas murieron y 40 resultaron heridas cuando la aeronave se prendió fuego en sólo 10 minutos.

El último incidente de una aerolínea rusa a gran escala ocurrió en noviembre de 2013, cuando el vuelo 363 de la Aerolínea Tatarstán se estrelló en el aeropuerto internacional de Kazan cuando intentaba aterrizar. Cincuenta personas murieron en el incidente.

Tomado de Infobae

Comments are closed.