Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Viernes 30 de Octubre 2015.

El resultado registrado en Argentina el pasado domingo 25 de Octubre en sus elecciones presidenciales dejó mal paradas a las encuestadoras y abrió una auténtica caja de sorpresas.

El oficialista  Daniel Scioli y el actual intendente (alcalde) de Buenos Aires, Mauricio  Macri,  lograron un empate técnico en los cómputos oficiales y la segunda vuelta para el domingo 22 de Noviembre próximo muestra ventaja para Macri, pero en los escrutinios electorales es como en el fútbol: todo acaba sólo cuando termina.

Macri seguramente sabrá que el pasado domingo en la Argentina perdió el  kirchenerismo, pero no el peronismo. Perdió Cistina Fernández por hacer del gobierno una máquina de recaudar plata. Su derrota se puede explicar también por sus apariciones reiteradas en la televisión. Millones de argentinos fueron a votar con bronca para que Cristina se fuera a su casa de una vez. Pero, Macri deberá entender que el peronismo sigue vivo en su país. Si no graba ese gran detalle, el resultado puede resultarle adverso el 22 de Noviembre próximo. Es como si el ex Presidente de Boca Juniors equivocara desde los doce pasos, a lo Messi, su lanzamiento penal ante el arco de Scioli.

La tradicional derecha argentina ha hecho posible que Juan Domingo Perón siga vivo en el corazón de millones de argentinos durante 70 años, muchos de ellos ni siquiera lo conocieron en vida. Perón es el gran mito de inclusión social, reparto de beneficios a los desvalidos y ventajas económicas para los más pobres. ¡Qué Macri no lo olvide! Si gana finalmente su amnesia, perderá La Segunda Vuelta. Mañana sábado seguiré Con lupa sobre este mismo tema tan importante para la América Latina toda.

Gracias, epi

 

 

Tu comentario

Comments are closed.