jugadores de San José. (APG)
jugadores de San José. (APG)

El club San José, pasa por un momento muy difícil tanto en lo deportivo como en lo institucional, por los muchos conflictos a causa de deudas, despidos y la falta de dirigencia.

La noche del lunes el presidente “santo” Iván Ramos y su directiva presentaron su renuncia colectiva profundizando la crisis del club orureño.

San José que marcha en los últimos puestos del torneo de la Liga tiene como principal conflicto el económico, pues debe cerca de medio millón de dólares a su expresidente Walter Mamani, quien sigue un proceso judicial por el cobro de esta suma al club.

El renunciante expresidente Ramos dijo que la presión de Mamani y el anunció de que el proceso judicial está por concluir, aceleró la dimisión de su directorio pues no tienen medios para cumplir con el pago de la deuda.

«Nos congelaron la cuenta en la Federación Boliviana de Fútbol, tenemos muchas deudas que pagar, no se puede trabajar de esa manera, además hay juicios, nos rematarán nuestro inmueble. Muchos dirigentes no cumplieron con Impuestos Internos, como Mamani, Freddy Fernández quienes no pagaron», detalló Ramos.

Ese mal momento también incide en los jugadores, quienes este martes pidieron a la exdirigencia que se contacte con ellos para darle seguridad en el trabajo, ya que el campeonato de la Liga continúa el domingo deberán viajar a Warnes donde enfrentarán a Sport Boys por la décima cuarta fecha del Campeonato Apertura.

«Es la primera vez que vivimos este problema con la institución; estamos preocupados por todo lo que está pasando y esperar que todo vuelva a la normalidad, Dios quiera que se solucione y pase este mal momento. Pedimos al hincha orureño que nos apoye», declaró el experimentado jugador Abdón Reyes.

Al drama que viven los santos de Oruro con su expresidente, se suma la recisión de contrato con el  director técnico Mario Rolando Ortega, determinada el 19 de octubre por los dirigentes, pero por falta de dinero no es cumplida.

Ortega dijo que aceptará la recisión de contrato, una vez que el directorio de San José cancele los 40 mil dólares que le adeudan.

El jueves 22 de octubre el directorio anunció la contratación de Marcos Ferrufino, pero no se concretó, por el conflicto con Ortega.

Algo similar ocurre con seis jugadores que fueron separados del plantel profesional el jueves 22, los afectados indicaron que dejarán el club una vez les cancelen lo adeudado, que superaría los 70 mil dólares.

El laberinto que atraviesa San José parece no encontrar salida, mientras las deudas crecen y el campeonato de la Liga ingresa en su etapa final y los resultados no les favorece.

ORURO/Fides

Comments are closed.