Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Viernes 23 de Octubre 2015.

El acuerdo de Charaña entre Augusto Pinochet y Hugo Banzer del 7 de Febrero de 1975 fue uno de los logros históricos en el camino de Bolivia y Chile para el regreso con plena soberanía de nuestra Patria al Océano Pacífico. Ese acuerdo se confirmó en sus detalles en un almuerzo, dentro de un antiguo vagón de madera del ferrocarril Arica – La Paz, con pescados chilenos y vinos tarijeños. Tras esa reunión se firmó un documento para restablecer intercambio de embajadores.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Patricio Carvajal Prado, presente en Charaña, escribió la carta nº 686 del 19 de Diciembre de 1975 al embajador de Bolivia en Chile, Guillermo Gutiérrez Vea Murguía con estos términos:

4, b) “La respuesta chilena se funda en un arreglo de mutua conveniencia que contemplaría los intereses de ambos países y que no contendría innovación alguna a las estipulaciones del Tratado de Paz, Amistad y Comercio suscrito entre Chile y Bolivia el 209 de Octubre de 1904”.

  1. c) “Se consideraría (…) la cesión a Bolivia de una costa marítima soberana, unida al territorio boliviano por una faja territorial, igualmente soberana”
  2. d) “Chile estaría dispuesto a negociar con Bolivia la cesión de una franja de territorio AL Norte de Arica hasta la Línea de la Concordia en base a las siguientes delimitaciones:”

El embajador se trasladó de inmediato a La Paz. En El Alto declaró entusiasmado: “Traigo el mar en mi bolsillo”. Mañana sábado escribiré sobre el bolsillo.

Gracias,epi

Tu comentario

Comments are closed.