Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

Miércoles 21 Octubre 2015.

La palabra territorio ha complicado las negociaciones diplomáticas entre Bolivia y Chile para que los bolivianos contemos con acceso soberano al  Pacífico.

Esa palabra ha estado vinculada al adjetivo soberano.

En los tiempos con acuerdos concretos entre ambas partes, se escribieron esas dos palabras; canje territorial. Si “territorio soberano” produjo bronca chilena, su contraparte “canje territorial” alentó indignación aquí.

Muchos bolivianos izan la bandera reivindicativa: “el mar nos pertenece por derecho recuperarlo es un deber”.

Muchos chilenos sostienen que la mediterraneidad boliviana no les

compete. Pero, el problema pervive por más de 100 años y las Opiniones Públicas de ambos países siguen perdidas en un túnel sin salida pese a su historia común desde siempre.

El acceso boliviano con plena soberanía al Océano Pacífico ya está, por sabia decisión de Evo Morales, en la Corte. La política interna de ambos países y sus Opiniones Públicas deberían dejar que La Haya pudiera hacer su complicado trabajo en los próximos años sin mayores presiones.

 

La Haya seguramente asumirá ciertas verdades irrefutables: la victoria  guerrera no da derechos, la venganza no tiene futuro y la justicia nace de una decisión negociada entre partes. Su decisión será justa: que Bolivia y Chile negocien de buena fe y en tiempo limitado la solución de este problema pendiente desde fines del siglo XIX.

 

Gracias, epi