Aramayo

El exdirector administrativo del desaparecido Fondo Indígena, Marco Aramayo, denunció que alguien dio una instrucción para que se oculte la verdad sobre las irregularidades en la entidad, la tarde del viernes se suspendió su audiencia por undécima ocasión.

“Se me está aperturando en toda Bolivia (procesos), quiero que sepa el pueblo bolivianos de que alguien ha dado la instrucción de que se oculte la verdad», sostuvo el viernes Aramayo.

“Solo los fiscales y los jueces, en sus conciencia, debe saber quién les da esas instrucciones para que se postergue, cada que vengo a la audiencias se enferman los fiscales, los jueves, no viene el Ministerio de Transparencia. ¿Cómo se va esclarecer la verdad?, ¿cómo más puedo aportar?, quiero que se esclarezca la verdad”, acotó.

Además, el exdirector acusó a cuatro dirigentes que son pate de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) de haber ejercido violencia física y psicológica en el Findioc.

“Los dirigentes en mi gestión (2014): Rodolfo Machaca, Ever Choquehuanca, Juanita Ancieta e  Hilarión Mamani ejercían violencia física, iban con su chicote al Fondo Indígena, ejercía violencia psicológica y violencia verbal, ellos eran dueños del Fondo Indígena y yo era su empleado, ahora se esconden”, sostuvo.

Aramayo explicó que tanto los directores como los ministros eran quienes autorizaban los desembolsos y que era la exministra de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo, quien autorizaba las resoluciones ministeriales. Cuando Aramayo tenía en sus manos dichas resoluciones entonces solicitaba al Ministro de Economía el desembolso, una vez que este ministerio verificaba el trámite recién se hacía el desembolso a la cuenta del Fondo.

Aclaró que cuando él tenía la plata y todo el trámite estaba concluido “en última instancia era yo el que instruía el pago, por instrucciones de presiones políticas de dirigentes del directorio del Fondo Indígena”. Indicó que él fue un soldado que recibía órdenes de sus superiores, que en este caso era el Directorio y la exministra Achacollo.

Ahora Aramayo pide que también se convoque a esos dirigentes para esclarecer el caso y que den la cara pues “ellos autorizaban, todos los proyectos han sido aprobados con el aval de ellos”.

La interventora del Fondo Indígena, Lariza Fuentes, identificó un presunto daño económico de 102 millones de bolivianos por 30 proyectos fantasma y 713 que están inconclusos.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.