Imagen del partido Argentina-Ecuador. (Conmebol)
Imagen del partido Argentina-Ecuador. (Conmebol)

En forma sorpresiva, Ecuador venció en Buenos Aires a Argentina por 2-0 y logró por primera vez en los enfrentamientos particulares derrotarlo como visita en un partido leído correctamente por el forastero, que explotó sus bandas y se creó las mejores ocasiones.

Sin Lionel Messi, los pupilos de Gerardo Martino esperan que Sergio Agüero fuera el líder de la escuadra, pero a los 20′ se lesionó, dejando a Argentina sin su principal referente en el ataque.

Los locales mostraron muy pocas ideas colectivas y el poder individual, con Angel Di María, Carlos Tévez (quien reemplazó a Agüero) y Javier Pastore naufragando ante el orden ecuatoriano.

Con un gran juego de Antonio Valencia y Jefferson Montero por las bandas, Ecuador hizo daño en el primer tiempo, pero no fue capaz de anotar. Eso lo hizo en el segundo tiempo.

En dos minutos, Ecuador mató el desorden argentino. Primero con Frickson Erazo (81′) de cabeza tras un córner; luego con Felipe Caicedo (82′) tras un contragolpe.

Argentina fue incapaz siquiera de inquietar el arco de Alexander Domínguez y debió soportar además los irónicos oles de la gente ante el juego.

Con esto, Ecuador comienza entre los punteros de las eliminatorias y recibirá el martes a Bolivia, mientras que Argentina, sorpresivamente aproblemado por la derrota, visitará a Paraguay.

BUENOS AIRES/Agencias

Comments are closed.