El vicepresidente, Álvaro García Linera. (ABI)
El vicepresidente, Álvaro García Linera. (ABI)

El vicepresidente Álvaro García Linera aseguró el martes que Bolivia cuenta con una posición firme ante las tres posibles respuestas de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre la observación preliminar planteada por Chile con relación a la competencia de ese tribunal para tratar la demanda marítima instaurada por Bolivia.

«Hemos trabajado las respuestas y en cada una habrá una posición firme de parte del Gobierno», manifestó en entrevista con la televisora Red Uno respecto a las variantes del fallo que presentará este jueves la CIJ.

Según el Vicepresidente, existen tres posibles respuestas de la CIJ, la primera que rechace el pedido chileno y se declare competente para dirimir la causa marítima en un plazo de tres a cuatro años.

«La segunda opción le dice: es verdad Chile, yo no soy competente y ahí acabó todo, ahí se acaba todo. La tercera opción, no te voy a responder Chile, te voy a responder al final del juicio, que postergue la decisión jurídica al momento de emitir el fallo final», detalló.

El proceso daría paso a la reanudación del juicio en su aspecto central, es decir el tema de fondo, la demanda boliviana por una salida propia al mar Pacífico, lo más probable por Arica, en el extremo septentrional chileno, en la frontera con Perú, el tercero concernido en la querella irresuelta más antigua de la historia de Sudamérica.

En caso de que se declare competente, Chile deberá presentar su contramemoria a la memoria que Bolivia presentó en 2013.

En mayo, Bolivia y Chile presentaron sus argumentos ante los jueces del tribunal internacional.

Tras ese proceso, ese tribunal de justicia evalúa  los alegatos orales y escritos para emitir un fallo final.

García Linera agregó que Bolivia espera «muy optimista y serena» el fallo de la CIJ por la fortaleza de los argumentos jurídicos e históricos de la demanda marítima.

Chile invadió suelo boliviano en febrero de 1879 y desató una contienda bélica que terminó cercenándole 400 km de costa y 120.000 km2 de territorios.

Desde entonces, Bolivia reivindica en diferentes foros internacionales el derecho de recuperar su cualidad marítima y tras presentar una demanda ante la Corte de La Haya, en 2013, el respaldo que recibió fue creciendo paulatinamente.

SANTA CRUZ/Con información de ABI

Tu comentario