Jugadores de Ciclón festejan su empate 1-1 del viernes ante San José en Oruro, con gol anotado de penal en descuentos. (APG)
Jugadores de Ciclón festejan su empate 1-1 del viernes ante San José en Oruro, con gol anotado de penal en descuentos. (APG)

Sin muchas luces los equipos de San José y Ciclón igualaron 1-1 en una noche de viernes que resultó tormentosa para el técnico de los santos, Mario Rolando Ortega, quien al término del cortejo no podía creer lo que pasaba con su equipo.

El partido de la octava fecha se jugó en el estadio Jesús Bermúdez, de Oruro.

Para el santo era otra prueba de fuego, porque su fútbol no termina de convencer a los exigentes hinchas, quienes continúan con sabor a poco. Los locales fueron los que generaron jugadas de peligro pero no los cambiaron por goles.

Víctor Hugo Andrada, técnico de Ciclón, hizo buena lectura del cotejo, pero mientras transcurría el juego se fue cayendo su estantería, porque se quedó con un hombre menos en el minuto 23, cuando el jugador Félix Candia dejó el campo de juego por roja directa.

Los santos se pusieron en ventaja en el minuto 3 mediante Augusto Andaveris, en una jugada sencilla desde la defensa, la pelota cruzó el medio terreno con un pase en profundidad al delantero que estaba atento para convertir la conquista.

Después de ese gol las complicaciones llegaron para los dos equipos, el arco se les había cerrado, las jugadas de peligro se generaron desde el sector de los santos al final terminaron como llamadas de atención y finalizaroon los primeros 45 minutos.

En la segunda etapa la propuesta de los dos equipos no cambió, los santos se fueron al ataque, generaron tres jugadas de peligro pero no lograron convertir más tantos.

La molestia del director técnico Ortega era evidente, se tomaba la cabeza tratando de encontrar una explicación a esos momentos en que nadie podía enviar la pelota al fondo del arco de Ciclón.

Los minutos transcurrieron de esa manera, la hinchada comenzaba a inquietarse, pero el juego no cambió mucho, los santos remataban al arco y Pedro Galindo les ahogaba cualquier grito de gol.

El balde de agua fría para el crédito orureño llegó en el minuto 94 cuando el árbitro del compromiso Ever Cuellar, decretó penal para los visitantes. El jugador Gabriel Díaz se encarga de rematar con potencia y anotar el empate que dejó congelados a los dueños de casa.

ORURO/APG

Tu comentario

Comments are closed.