Jerome Valcke exsecretario general de la FIFA. (FIFA.COM)
Jerome Valcke exsecretario general de la FIFA. (FIFA.COM)

La FIFA ha anunciado este jueves que su secretario general, Jerome Valcke, ha sido cesado de sus funciones con efecto inmediato y hasta próximo aviso. Una decisión que se produce después de que el empresario Benny Alon, que desde 1990 trabaja con la venta de entradas del Mundial, le acusara de haber realizado acuerdos para quedarse con el 50 por ciento de los beneficios de los pases para la Copa del Mundo de 2014 en Brasil.

«FIFA está al tanto de una serie de acusaciones que involucran al secretario general y ha pedido una investigación formal por el Comité de Ética», ha explicado el organismo rector del fútbol mundial.

El esquema de corrupción habría inflado los precios hasta el 200 por ciento los valores de las entradas y Valcke se habría quedado con más de 2 millones de euros, según unos mails de Alon que ha comprobado el diario brasileño «Estadao». El empresario de JB Marketing se ha referido a la «desaparición» de 8.300 entradas para la competición y que tendrían que haber sido vendidas por la FIFA para el torneo.

JB Marketing firmó un acuerdo en 2010 con la FIFA para vender las entradas VIP a partir de 2013, incluyendo la Copa de Confederaciones, aunque los beneficios tendrían que producirse principalmente al año siguiente, con la Copa del Mundo de Brasil. Por el acuerdo, serían entregados a la empresa 11.000 pases en los asientos «VIP» de los estadios del Mundial de Brasil, en todas las ciudades sede. La empresa tendría derecho a escoger 12 partidos para colocar sus entradas por encima de su valor, mientras que los otros 12 partidos serían escogidos por la FIFA sin el mismo valor comercial. Este último paquete era de 2.400 entradas.

 

En diciembre de 2012, en Río de Janeiro, Alon habló con Valcke para pedirle un nuevo encuentro y discutir el asunto. La reunión, sin embargo, tendría lugar en 2013. El empresario viajó a Zurich, Suiza, sede de la FIFA, para exponer que le quería renegociar la cuestión de los doce juegos de la FIFA y obtener mejores entradas para el Mundial de 2014. Según Alon, con el esquema montado, su empresa iba a perder 300.000 dólares.

«Valcke fue a su seguro y eliminó nuestro contrato», indicó Alon. «Valcke luego me preguntó ‘¿Qué tienes para mí’ y le respondí que nos podríamos dividir el 50 por ciento para cada uno. En ese momento no pensé que la división fuera con él, si no que la FIFA se llevaría la mitad de los beneficios», ha añadido el empresario.

Con el nuevo acuerdo, la JB no vendería los juegos más «débiles» sino que se encargaría de comercializar las entradas de los partidos con más público brasileño, los principales del Mundial, como las entradas de la selección brasileña y la gran final en Maracaná, que después se supo que sería entre Argentina y Alemania.

Comments are closed.