Adolfo Chávez presidente de un sector de la CIDOB. (APG)
Adolfo Chávez presidente de un sector de la CIDOB. (APG)

El dirigente Adolfo Chávez sostuvo que el retraso en su audiencia de medidas cautelares se debe a la presión del Gobierno, que lo quiere ver encarcelado para acallar su opinión.

La audiencia de Chávez fue anunciada para la mañana del viernes, pero no se cumplió y tampoco el Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) determinó que juez se encargará del caso, ni cuando se realizara la actuación de medidas cautelares.

El fiscal Pablo Guzmán ordenó la noche del jueves la aprehensión del dirigente de una de las fracciones de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, por presunto daño económico al Estado por un proyecto del extinto Fondo Indígena.

La determinación fue tomada debido a que Chávez no presentó todos los descargos correspondiente del proyecto «Fortalecimiento de Capacidades Técnicas de Administración para la Elaboración y Gestión de Proyectos en las Organizaciones Indígenas de Tierras Bajas», que tuvo un desembolso de 902 mil bolivianos.

Al abandonar la Fiscalía de Santa Cruz, Chávez afirmó que su aprehensión es parte de un plan del Gobierno para desprestigiarlo y también dijo que es «una acción política».

Chávez será presentado ante un juez cautelar, quien definirá su situación jurídica.