defensoría seminario

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) registró en los dos años pasados (2013-2014) 954 denuncias de delitos que afectan a la libertad de las personas, de las cuales 666 se refiere a trata, con mujeres adolescentes como víctimas mayoritarias, según datos de la Defensoría del Pueblo.

El diagnóstico sobre la situación de la trata y tráfico de personas en Bolivia presentado el viernes por la Defensoría del Pueblo indicó que la Felcc recibió 439 denuncias de trata y otros delitos similares en 2013 y del total de estos casos 356 se refieren a trata de personas. El departamento con mayores reportes de denuncias es La Paz con 172 casos, el segundo lugar está Cochabamba con 53 casos y Santa Cruz con 51 casos.

En 2014, las denuncias sobre trata de personas y otros delitos relacionados sumaron 515, de estos 310 se refieren a trata de personas. Al igual que en 2013 La Paz es donde más casos se presentan llegando a 171, le sigue Cochabamba con 57 casos y Tarija con 23 casos.

Otros datos que arroja el diagnóstico elaborado por la Defensoría del Pueblo es que entre 2008 y 2014, el número de víctimas ascendió a 1.750, de esta cifra 786 casos corresponden a adolescentes mujeres, 518 a adolescentes varones, 293 a mujeres y 137 varones.

Si bien estos datos fueron hechos públicos por la defensoría lo que no se conoce es la cantidad de casos que están en proceso o que tienen ya una sentencia.

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, señaló que “en la actualidad el negocio de la trata y el tráfico de personas son delitos silenciosos y mimetizados bajo mecanismos legales o por lo menos formales. En Bolivia, mucha de la explotación sexual está sucediendo en alojamientos y hoteles en pleno centro de las ciudades o continúa bajo usos y costumbres como el traslado de niñas y niños indígenas y campesinos a hogares urbanos bajo la forma del padrinazgo”.

El viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, Diego Jiménez, puntualizó que el traslado de personas de oriente a occidente ser da con el fin de explotación laboral, en tanto, que para la explotación comercial sexual, las niñas y adolescentes mujeres son llevadas desde ciudades del oriente hacia zonas fronterizas.

Según la autoridad, el Plan Nacional de Lucha Contra la Trata y Tráfico de Personas requiere de más de 30 millones de bolivianos para su plena implementación. Para este año se aprobaron  15 millones y hasta 2019 se prevé completar los recursos.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.