Plenaria del Congreso Extraordinario de la FBF realizado el lunes en Cochabamba. (APG)
Plenaria del Congreso Extraordinario de la FBF realizado el lunes en Cochabamba. (APG)

Carlos Chávez fue destituido el martes de la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) por un congreso extraordinario de la entidad que encargó el mando interino al presidente de la Liga Profesional, Marco Ortega.

Ortega tiene la misión principal de organizar un congreso ordinario, en un plazo de aproximadamente un mes, para designar al nuevo presidente titular de la FBF y poner en marcha un proceso de restructuración del ente rector del fútbol nacional, anunciaron dirigentes que asistieron al Congreso realizado en Cochabama.

«El Congreso Extraordinario de la Federación Boliviana de Fútbol resuelve de manera unánime revocar el mandato del Sr. Carlos Chávez como presidente de la FBF», dijo la resolución leída a la prensa por el dirigente Wálter Torrico.

“Gracias a Dios hemos llegado a una decisión definitiva y unánime, y en 30 a 40 días nos reuniremos para conocer a nuestro nuevo presidente», apuntó Ortega.

Marco Ortega, titular de la Liga y ahora presidente interino de la FBF. (APG)
Marco Ortega, titular de la Liga y ahora presidente interino de la FBF. (APG)

Ortega indicó que la mayoría de los delegados de los clubes de la Liga del Fútbol Profesional y de la Asociación Nacional de Fútbol (de clubes no profesionales) consideró que Chávez estaba inhabilitado moral y prácticamente para seguir como cabeza de la FBF, debido a su situación judicial: está detenido desde el 21 de julio en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro, por un caso de presunta corrupción en la FBF.

La resolución congresal fue apoyada por 11 de los 12 clubes de la Liga Profesional (uno no asistió) y de los representantes de la ANF, dijeron dirigentes. La Liga, la ANF y el comité ejecutivo de la FBF conforman la asamblea plenaria del congreso del fútbol nacional.

Chávez, quien es también tesorero de la Conmebol, había advertido previamente que no renunciaría a la presidencia de la FBF.

El presidente destituido y otros ex dirigentes de la FBF, que también están con arresto carcelario o en sus domicilios, están acusados de estafa colectiva y otros delitos por haber supuestamente malversado el dinero recaudado en un partido internacional amistoso Bolivia-Brasil jugado en el 2013 y que fue promocionado como de solidaridad con la familia de un hincha muerto en un partido de Copa Liberadores en Oruro.

COCHABAMBA/Fides-Eduardo Lima