El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. (Pres-Gua)
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. (Pres-Gua)

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, aseveró que permanecerá en el cargo, negó vinculaciones con los ilícitos en la autoridad recaudadora de impuestos, y se declaró dispuesto a someterse a la justicia.

En mensaje de televisión y radio a la nación, rechazó acusaciones de las autoridades de que estaría implicado en el caso de la red criminal dedicada al contrabando y la defraudación que operaba en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Reiteró su rechazo a las acusaciones de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG, entidad de las Naciones Unidas que colabora en la lucha contra el crimen organizado).

El viernes pasado, el Ministerio Público y la CICIG, que investigan el caso conocido como La Línea, pidieron un antejuicio (retiro de la inmunidad) en contra del presidente y lo situaron como cabeza de la estructura criminal de la SAT.

Dijo que dará la cara «y demostraré frente a la institucionalidad que en ley corresponde, mediante el debido proceso, que no he sido parte y mucho menos receptor de esos fondos mal habidos».

Reconoció la validez de las manifestaciones públicas –con las demandas de su renuncia y de la depuración de políticos corruptos-, pero advirtió que «el fin superior es resguardar la institucionalidad».

Estimó inaceptable «que en Guatemala se pretenda instalar una estrategia intervencionista, que tiene como objetivo dictarnos qué hacer o no hacer y quebrantar la democracia».

La tarde del domingo, Pérez Molina recibió a la jueza de paz, Carmen Pocón, quien asistió a la Casa Presidencial, en el centro histórico de la ciudad de Guatemala, para cumplir una diligencia judicial.

En esa diligencia se cumplió el recurso de «exhibición personal», interpuesto por un grupo de abogados con el fin de constatar la presencia de Pérez Molina en el país y al frente de sus funciones.

El gobernante encabezó además un gabinete de gobierno que se realizó de manera privada durante la tarde y noche de este domingo, para evaluar la situación y las renuncias de varios ministros y cercanos colaboradores.

Tu comentario