Un pozo de petróleo. (YPF)
Un pozo de petróleo. (YPF)

El precio del petróleo cayó el lunes hasta niveles que no se veían desde el inicio de la crisis económica ante las turbulencias en la bolsa china, que sufrió su mayor caída en más de ocho años y contagió al resto de parqués mundiales y mercados de materias primas.

El barril de Brent, de referencia en Europa, cerró en Londres en 42,69 dólares, un 6,09 % menos respecto al viernes y el mínimo desde principios de 2009, mientras que el crudo Texas (WTI) acabó en Nueva York en 38,24 dólares -un descenso del 5,46 %-, por primera vez en seis años por debajo de la barrera de los 40 dólares.

«El nerviosismo por China es malo para la Bolsa, pero es aún peor para el mercado petrolero mundial», dijo John Kilduff de la firma Again Capital.

Los mercados mundiales sufrieron este lunes una de sus peores jornadas desde la crisis de 2008. Como fichas de dominó cayeron las bolsas de Asia y Europa, luego de que la Bolsa de Shangai perdió 8,5%. Las plazas americanas operaban a la baja.

Tanto el mercado accionario como el de materias primas están asustados por los síntomas de debilitamiento de China, la segunda economía mundial y también el segundo mayor consumidor de petróleo después de Estados Unidos.

El centro del problema en lo que concierne al petróleo y otras materias primas es que «el país más importante para la demanda muestra reales signos de debilidad» , dijo Kilduff, quien al igual que otros analistas considera que el petróleo puede seguir bajando más.

«Los mercados del petróleo están prolongando su caída de precios de la semana pasada al igual que los mercados bursátiles este lunes, mientras crece la inquietud por el enlentecimiento del crecimiento de China», dijo Tim Evans, analista de la firma Citi Futures.

«La caída de precios está despertando también una búsqueda de gangas que ha ayudado a recortar las pérdidas, pero estamos lejos del piso», añadió.

Por primera vez desde marzo de 2009, el barril de Brent cuesta menos de 45 dólares y el de WTI menos de 40 dólares, dijeron analistas de Commerzbank en una nota a sus clientes.

«No hay un final a la vista para esta caída a pique que han estado registrando los precios del crudo en las últimas ocho semanas. En lo que hace a la caída de hoy al menos, los datos de los indicadores (económicos) tienen un papel subordinado en tanto la preocupación por China es la principal responsable», indica Commerzbank.

El mercado del petróleo está recibiendo una paliza por dos razones: las perspectivas de la demanda son débiles debido a las penurias económicas de China y no hay indicios de que se aminore la sobreoferta, estimó Bart Melek, de la empresa TD Securities.

«Seguimos preocupados por los nuevos suministros de Irán, la creciente exploración de pozos en Estados Unidos, la etapa de mantenimiento de las refinerías… lo cual básicamente provoca en los inversores la idea de que el mercado seguirá sobreabastecido por algún tiempo», dijo Melek.

New York, EEUU/ Agencias

Tu comentario

Comments are closed.