El presidente del BCB, Marcelo Zabalaga, presenta el miércoles el Informe de Politica Monetaria del primer semestre. (APG)
El presidente del BCB, Marcelo Zabalaga, presenta el miércoles el Informe de Politica Monetaria del primer semestre. (APG)

La inversión extranjera directa que recibió al país entre enero y junio de este año se redujo ligeramente, a 700 millones de dólares, en comparación con el mismo período del 2014, pero es una cifra destacable porque la mayoría de los países emergentes o en desarrollo registra caídas masivas de inversiones, según reportó el miércoles el Banco Central.

En el primer semestre del 2014, la inversión extranjera directa en Bolivia había sumado 851 millones de dólares, entonces con una caída interanual de 1,3 por ciento, señaló un informe previo del banco (BCB)

El presidente del BCB, Marcelo Zabalaga, reveló la cifra al presentar el Informe de Política Monetaria del primer semestre, destacando que la cifra de 700 millones de dólares refleja la confianza de los inversionistas extranjeros en la estabilidad del país.

«La fortaleza de la economía se refleja en la confianza de los inversionistas extranjeros que siguen invirtiendo en Bolivia», dijo Zabalaga.

«Los recursos más bien están saliendo de los países emergentes o en desarrollo (por la crisis internacional), pero en nuestro caso siguen entrando, significa que las condiciones para la inversión extranjera siguen siendo buenas (…) en el país», remarcó el presidente del BCB.

Respaldó su afirmación señalando que Bolivia podría alcanzar a corto plazo la calificación BBB, o grado de inversión por primera vez en su historia, lo que favorecería a la contratación de créditos en condiciones favorables.

Desde julio pasado, Bolivia tiene la calificación de crédito BB de la firma Fitch Ratings.

Perspectiva

El reporte del BCB señaló que, pese al contexto internacional poco favorable, en  especial la caída de los precios de materias primas como hidrocarburos y minerales, la economía boliviana se mantiene sólida y no enfrenta necesidad de una devaluación que, a su juicio, traería el perjuicio de un aumento de la inflación.

“En lo que concierne a las perspectivas de la economía boliviana, se espera un crecimiento de la actividad de 5% durante esta gestión, lo que permitiría obtener nuevamente el mayor crecimiento de la región. Asimismo, se ratifica la proyección de inflación señalada a principios de año que indica una tasa en un rango entre 4% y 6% para el cierre de 2015. Sin embargo, no se descarta la probabilidad que esta tasa se sitúe por debajo del límite inferior”, precisó el BCB.

“Bolivia se encuentra en una sólida posición para enfrentar la caída de los ingresos de exportaciones, se tuvo varios años con superávit gemelos en la cuenta corriente y en el balance fiscal, lo que brinda mayor holgura. Además, la inflación controlada y los pasivos del BCB por operaciones de regulación monetaria dan un amplio espacio para que la política monetaria pueda complementar a la política fiscal en el propósito de apuntalar el dinamismo de la actividad económica”, prosiguió.

Agregó que, “en esta dirección, para el segundo semestre se mantendrá la orientación expansiva de la política monetaria observada en el segundo trimestre, realizando un balance cuidadoso entre preservar una inflación baja y dinamizar la actividad económica, conforme al objetivo constitucional del BCB”.

LA PAZ  /Fides-Juan Carlos Barrionuevo

Tu comentario

Comments are closed.