El presidente Morales obsequia libros al encargado de negocios de EEUU, Peter Brennan, tras su encuentro del martes en el Palacio Quemado. (APG)
El presidente Morales obsequia libros al encargado de negocios de EEUU, Peter Brennan, tras su encuentro del martes en el Palacio Quemado. (APG)

 

Los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos pusieron en marcha este martes un proceso de acercamiento para mejorar sus relaciones, con la perspectiva de reponer embajadores.

El acercamiento fue anunciado por el presidente Evo Morales y el encargado de Negocios de Estados Unidos, Peter Brennan, al término de una audiencia matutina en el Palacio Quemado, que se cerró con las declaraciones de ambos y el obsequio presidencial de dos libros: una autobiografía y el “Libro del Mar” sobre la reivindicación marítima.

“Estamos acá para retomar las nuevas relaciones con el Gobierno de Estados Unidos», dijo el mandatario boliviano, antes de señalar que “en el futuro” habrá un nuevo intercambio de embajadores.

Brennan evitó señalar plazos para una reposición de embajadores, aunque expresó confianza en “avanzar bastante en el año que viene”. En noviembre de 2016 habrá elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Pareció ser el momento de más cordialidad en las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos, desde que Morales expulsó en agosto de 2008 al entonces embajador Philip Goldberg, acusándolo de injerencia en política interna, y cerrara luego las operaciones de la agencia antidrogas DEA y la agencia de cooperación USAID.

“Yo le decía (a Brennan) que antes Estados Unidos nos decía que no tengamos relaciones ni con Cuba ni con Irán. Ahora Estados Unidos tiene buenas relaciones con Cuba y con Irán, es una sorpresa, y nosotros no podemos estar fuera de estas relaciones», dijo el mandatario.

“¿Qué mejor (que) las gestiones que hará el consejero (encargado de negocios) de la embajada de Estados Unidos? Hacer gestiones en nuestro país, como en el futuro reponer las embajadas correspondientes”, agregó, remarcando que a partir de este encuentro ambos países pretenden “seguir conversando, avanzando para las nuevas relaciones”.

Brennan prefirió hablar sobre las perspectivas de cooperación comercial y la defensa del medio ambiente, específicamente el lago Titicaca, rehusando señalar un plazo para un intercambio de embajadores.

“No le puedo dar una fecha ni nada de eso, es algo que estamos tomando paso a paso, ya tenemos nuestra embajada aquí a nivel de encargado de negocio (…) pero para llegar a nivel de embajadores es algo que es un próximo paso, todavía no les puedo decir cuándo ocurriría eso”, dijo el diplomático estadounidense.

¿Y GONI?

Morales apuntó, tras su declaración inicial, que el pedido boliviano de extradición del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, refugiado en Estados Unidos desde octubre de 2003, era un “tema pendiente” en la mesa de diálogo.

El diplomático respondió con la explicación de que el caso de Goni está en manos de la justicia de Estados Unidos.

“En el Departamento de Estado como siempre ayudamos, pero como ustedes saben en Estados Unidos hay una clara separación de poderes. (Sánchez de Lozada) ahora está en manos del sistema judicial”, dijo.

La extradición de Sánchez de Lozada, para que enfrente juicios por genocidio y delitos económicos, es una exigencia del Gobierno boliviano desde que Morales llegó al poder en enero de 2006.

Brennan señaló que para Estados Unidos es importante ahora mejorar la relación bilateral.

“Nos agrada que el Presidente y el Canciller (quieran) que se mejore esta relación, pondremos todo el empeño, esperemos avanzar en las relaciones en el año que viene».

Entretanto, comercio y medio ambiente “son las dos áreas en las que vemos que hay buena disposición de avanzar en las relaciones», añadió.

LA PAZ/Fides-Gladys Mita

 

Tu comentario

Comments are closed.