El cónsul general chileno en Bolivia, Milenko Skoknic, en fotografía de archivo. (APG)
El cónsul general chileno en Bolivia, Milenko Skoknic, en fotografía de archivo. (APG)

Supuestos contactos irregulares del cónsul general de Chile en Bolivia, Milenko Skoknic, con políticos opositores bolivianos desataron este martes una nueva controversia entre los gobiernos de Bolivia y Chile.

El intercambio de declaraciones comenzó con el anticipo de una entrevista que publicó el diario cruceño El Deber, en la que el presidente Evo Morales advirtió que el cónsul Skoknic podría ser expulsado por injerencia en política interna, igual que el embajador de
Estados Unidos, Philip Goldberg, hace siete años.

El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, respondió de inmediato, defendiendo la gestión del cónsul y calificando a los dichos de Morales como inaceptable.

Morales dijo al diario que tenía pruebas de que Skoknic busca la “inestabilidad” del Gobierno boliviano y lo sindicó de viajar por el país para reunirse con políticos y dirigentes de oposición con el afán de desequilibrar su administración.

Skoknic evitó responder a la acusación de Morales, apuntó El Deber.

“Chile, por la cuestión del mar, siempre buscó la inestabilidad política. Sospechosamente estos días (…) el cónsul de Chile estaba viajando a todos los departamentos, no sé si hay que declarar persona no grata a ese cónsul, buscando a autoridades y dirigentes. No sé si son sus atribuciones, vamos a analizar profundamente esta andanza del cónsul chileno, (que) actúa así como el embajador de Estados Unidos, cuando se reunía con gobernadores opositores, llevando platita para justicia”, dijo Morales.

“El primer plan del Gobierno de Chile debe ser cómo acabar con la gestión de Evo, cómo aportar a la inestabilidad política”, agregó.

Skoknic fue jefe de gabinete del ex canciller chileno Alfredo Moreno, quien decidió paralizar el tratamiento de la agenda de los 13 puntos al no presentar propuestas concretas para solucionar el diferendo marítimo. Está en La Paz desde marzo de 2014.

Respuesta chilena

El canciller Muñoz dijo este martes a medios de Santiago que no veía ninguna irregularidad en la gestión del cónsul Skoknic en Bolivia.

“No se puede ignorar una declaración tan sensible del presidente de Bolivia. No tenemos ninguna intención de retirar a nuestro cónsul general en Bolivia”, declaró Muñoz.

«Esta situación no es aceptable, le hace mal a las relaciones de los pueblos, pero no nos extraña», agregó, asegurando que las actividades del cónsul “son abiertas y transparentes”.

Advirtió luego: «Todo tiene un límite y quisiéramos llamar a una reflexión racional. Hemos tenido con Bolivia una actitud de respeto. La cónsul boliviana puede tener todas las reuniones que quiera. Que más se puede decir, nos vemos en La Haya».

El canciller chileno aseguró, como conclusión, que “de la otra parte (de Bolivia) no hay voluntad política (para reanudar relaciones), eso está clarísimo».

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.