Oficina de la FUL de Cochabamba, tras el ataque de la madrugada del jueves. (APG)
Oficina de la FUL de Cochabamba, tras el ataque de la madrugada del jueves. (APG)

Violencia, con toma y destrucción de varios edificios, un herido grave y la detención de al menos 25 personas agravaron este jueves el conflicto que vive desde hace cuatro meses la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) de Cochabamba.

Los sucesos, que incluyeron saqueo e incendio de varias oficinas, ocurrieron mientras persistía la falta de diálogo entre autoridades y la Federación Universitaria Local, que están enfrentados por la habilitación de docentes sin exámenes de competencia dispuesta por el Consejo Universitario..

En la madrugada del jueves, un grupo de encapuchados ingresó a los predios de la Universidad Mayor de San Simón en Cochabamba, incendió las oficinas de la FUL y tomó los edificios principales del campus central.

En esas circunstancias resultó herido un estudiante que custodiaba el campus, con fuerte traumatismo en el cráneo.

Ingresado a un hospital en estado de coma, el joven de 26 años era sometido a una intervención quirúrgica al medioidía, informaron fuentes universitarias y médicas, que no pudieron precisar si el estudiante sufrió impacto de una piedra o una granada de gas.

Aproximadamente a las 10:00 horas, universitarios de base y dirigentes de la FUL ingresaron sin mayor resistencia a los predios tomados.

Los atacantes habían abandonado previamente los edificios, pero algunos fueron aprehendidos por la Policía.

En declaraciones a Fides-Cochabamba el comandante de la Policía, coronel Luis Aguilar, afirmó que los incidentes comenzaron a las 4:00, produciendo explosiones en las puertas del campus universitario y los vecinos  denunciaron el hecho.

El comandante indicó que hasta las 10.00 fueron aprehendidas 25 personas sospechosas del ataque a la UMSS, varias de las cuales portaban armas blancas, cadenas, vidrio molido, elementos de pirotecnia.

Los encapuchados incendiaron varios predios y detonaron explosivos en varias oficinas y quemaron todo el material de la oficina de la FUL a la cual ingresaron volando la puerta, informó el ejecutivo estudiantil Jarlin Coca.

Afirmó que los encapuchados que ingresaron por la fuerza al campus de la casa de estudios se identificaron como “estudiantes de base” y comenzaron actuar el pasado martes cuando llegaron en buses a las puertas de la universidad con petardos, escudos y cascos.

Para el dirigente, las personas que ingresaron a la UMSS son “pandilleros y militantes del Movimiento al Socialismo (MAS), que están al servicio del rector Waldo Jiménez Valdivia, quien se niega a derogar una resolución que titulariza a docentes invitados como titulares sin examen de competencia”

Oficinas de la FUL de Cochabamba, después del asalto. APG
Oficinas de la FUL de Cochabamba, después del asalto. (APG)

Otro herido fue evacuado al hospital Universitario y luego fue derivado la hospital Viedma, por no demostrar su situación de estudiante.

En versión del dirigente Coca esa persona resultó herida a causa de una explosión de dinamita en su mano.

El conflicto de la universidad de Cochabamba lleva cuatro meses sin solución.

COCHABAMBA/Fides-Edith Erquicia

Comments are closed.