Un minero pro COMCIPO, enmanillado, es llevado del juzgado a la cárcel de San Pedro, el viernes. (APG)
Un minero pro COMCIPO, enmanillado, es llevado del juzgado a la cárcel de San Pedro, el viernes. (APG)

La detención de tres manifestantes y un periodista impidió este viernes la reinstalación del diálogo entre el Gobierno y el Comité Cívico Potosinista, que está roto desde la tarde del miércoles tras un fugaz encuentro que fue seguido de violentos choques callejeros entre manifestantes y policías.

Entretanto, por segundo día consecutivo, la ciudad de La Paz se benefició con una tregua en las manifestaciones potosinistas, aunque el cierre de la Plaza Murillo continuó provocando grandes dificultades a la circulación vehicular en el centro de la Sede de Gobierno.

“Hemos recibido anoche (jueves) una nueva carta del Gobierno, y ya no queremos más cartas. Vamos a esperar que liberen a todos los detenidos para dialogar”, dijo el presidente del Comité Cívico Potosinista, Jhonny Llalli.

“Si no hay liberación a nuestros compañeros detenidos, tres mineros y un periodista, hemos dicho claramente que queremos la liberación para lograr entrar a un dialogo”, declaró por su parte Beto Ignacio, vicepresidente del comité de vigilancia de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras.

Las declaraciones surgieron  después de que la juez cautelar Lía Cardozo envió a la cárcel de San Pedro de La Paz, en detención preventiva, a cuatro de los manifestantes detenidos tras los disturbios del miércoles.

La resolución, en línea con el requerimiento de los fiscales que tipificaron delitos de atentados contra bienes públicos y contra funcionarios, fue dictada al mediodía contra los mineros Augusto Mendoza Mamani y Fabián Choque Uño y el periodista Juan Carlos Paco Veramendi, quienes alegaron inocencia.

El cuarto detenido, el minero Jorge Copaico Conde, fue notificado de su detención en su cama de la sala de emergencias del hospital de clínicas, donde está internado desde el miércoles luego de resultar herido en los disturbios. Hasta allí llegaron la juez, los fiscales y un abogado defensor.

De todos los manifestantes aprehendidos el miércoles, 47 fueron puestos en libertad, dijeron los fiscales.

Mientras se esperaban señales de acercamiento en La Paz, los habitantes de la ciudad de Potosí pasaban por situaciones cada vez más críticas, debido a la escasez de alimentos, combustibles y medicinas, provocada por el bloqueo y el paro cívicos que sumaron ya 19 días, igualando a la huelga del 2010.

Piquetes de huelga de hambre, de apoyo a COMCIPO, se instalaron en la Universidad Tomás Frías y en varias parroquias potosinas.

En otro frente del conflicto, las organizaciones campesinas del norte del departamento de Potosí mantenían en pie su amenaza de bloquear la capital potosina, exigiendo a COMCIPO que dialogue con el Gobierno sin condición es. Igual postura fue adoptada por las seis federaciones de cocaleros del trópico de Cochabamba.

LA PAZ / Fides

Tu comentario

Comments are closed.