Francisco tuvo una audiencia general con los presos de Palmasola. (CTV)
Francisco tuvo una audiencia general con los presos de Palmasola. (CTV)

“Reclusión no es lo mismo que exclusión”, dijo el viernes el Papa Francisco a los reos de la cárcel cruceña de Palamasola, al desafiarlos a que sean protagonistas de su reinserción a la sociedad a pesar de las múltiples dificultades de su encierro.

Francisco visitó el penal –conocido internacionalmente por sus recurrentes crisis de hacinamiento, violencia y retardación de justicia- como actividad destacada de su último día de visita a Bolivia, horas antes de proseguir viaje a Asunción, Paraguay.

El Papa evitó abundar en referencias sobre los problemas estructurales y políticos del sistema carcelario boliviano, reafirmando en cambio su exhortación del jueves a no descartar de la sociedad a los más pobres y débiles, en este caso los recluidos en la cárcel.

En la cárcel, Francisco centró sus reflexiones en los problemas personales de los reclusos y sus familias, llamándolos a no perder a la fe, a evitar el desánimo y dejarse guiar por el dolor de Jesús en la cruz, que sana y convoca a la unidad, en vez de caer en las tentaciones egoístas y divisionistas del demonio.

“Cuando Jesús entra en la vida, uno no queda detenido en el pasado, sino que empieza a mirar el presente de otra manera, con otra esperanza (…) No queda anclado en lo que sucedió sino que es capaz de llorar y encontrar allí la fuerza para volver a empezar”, dijo Francisco a los presos congregados en un soleado patio interior del penal de alta seguridad.

“Si en algún momento estamos tristes, estamos mal, estamos bajoneados, los invito a mirar el rostro de Jesús crucificado, (…) llevemos nuestras llagas a las llagas de Jesús, para ser curadas, transformadas, resucitadas”, agregó.

Luego profundizó sobre la responsabilidad de los propios reclusos en su rehabilitación, dando cuenta de que había escuchado con atención las denuncias que le acababan de hacer representantes de los internos sobre los problemas de hacinamiento, retardación de justicia, falta de terapias ocupacionales y políticas de rehabilitación, violencia y hasta falta de acceso a estudios profesionales.:

“Reclusión no es lo mismo que exclusión. La reclusión forma parte de un proceso de reinserción  de la sociedad. Son muchos los elementos que juegan en su contra en este lugar (…) lo cual hace necesaria una rápida y eficaz alianza interinstitucional para encontrar respuestas”, les dijo.

“Aquí la convivencia depende en parte de ustedes. El sufrimiento y la privación pueden volver nuestro corazón egoísta y dar lugar a enfrentamientos, pero también podemos dar la oportunidad de convertirlo en autentica fraternidad”.

“No tengan miedo de ayudarse entre ustedes. El demonio busca la pelea, la división, la pelea, no le hagan caso”.

SANTA CRUZ/Richard Arispe

Tu comentario

Comments are closed.