curasEl papa Francisco  en su encuentro con religiosos y religiosas pidió que dejen de ser capataces  y vuelvan a ser pastores, también les exigió  que dejen de predicar alejados de la realidad y de los necesitados.

“La espiritualidad del zapping. Pasa y pasa, pero no queda nada. Son quienes van atrás de la última novedad, del último best seller pero no logran tener contacto, relacionarse, involucrarse”, indicó el Santo Padre.

También reflexionó  el origen de algunos religiosos que se niegan u olvidan a hablar en su lengua materna. “Muchos sacerdotes sienten vergüenza de hablar en su lengua materna, se olvidan que salieron del rebaño; la necesidad de diferenciarse les aparta del llanto de los que lloran”, dijo en su discurso ante más de tres mil religiosos llegado de todos los rincones del país.

Les dijo a las religiosos que deben seguir el ejemplo del Maestro; pasar de la indiferencia a involucrarse y comprometerse. “Esa es la lógica de quien no se centra en el miedo sino en la libertad”, “El Señor se vale de nosotros para que su luz llegue a todos los rincones de la tierra”, dijo.

El santo padre criticó a algunos religiosos que mandan a callar a los feligreses cuando necesitan ayuda. “Es la actitud de quienes frente al pueblo de Dios, lo están continuamente reprendiendo, rezongando, mandándolo callar”.

Asimismo explicó que “pasar sin escuchar el dolor de nuestra gente es como escuchar la palabra de Dios es que eche raíces en nuestro interior, una historia sin raíces, es una historia seca”.

El Obispo de Roma recordó a la religiosa cochabambina Virginia Blanco Tardío y su papel   como misionera y su dedicación al cuidado de los pobres.

Comments are closed.