El presidente de Ecuador Rafael Correa aplaude al Papa. El Telégrafo.com
El presidente de Ecuador Rafael Correa aplaude al Papa. El Telégrafo.com

El papa Francisco, como jefe de Estado del Vaticano, realizó esta noche, a las 20:00 (hora boliviana), la visita oficial al Palacio de Carondelet y al presidente Rafael Correa, para concluir luego su segunda jornada en Ecuador con un paseo por la Catedral Metropolitana y una solemne bendición al pueblo ecuatoriano.

El líder religioso fue recibido por Correa en la casa presidencial de Quito. Posteriormente, el argentino se acercó al balcón para saludar a cientos de personas que se concentraron en la Plaza Grande.

Pétalos de rosas adornaron el Palacio de Carondelet, cuyo balcón se adornó con las banderas de Ecuador y el Vaticano. Al ingreso del Santo Padre, los colores amarillo y blanco, que son símbolo del Vaticano, iluminaron la casa de gobierno.

También la pileta de la sede de gobierno se adornó con pétalos de rosas. El cantante Damiano, junto a artistas como Las Lolas y Karito, recibió al papa Francisco con la canción “Bienvenido papa Francisco”.

Niños de la agrupación Jacchigua, vestidos con trajes típicos de la serranía ecuatoriana, recibieron al papa Francisco, quien llegó desde Guayaquil, donde había pasado gran parte del día, desarrollando un programa intenso en el que destacó una eucaristía masiva en el parque Samanes.

El ingreso al Palacio de Carondelet estuvo restringido. Un fuerte operativo de seguridad se instaló en el lugar, que tuvo un cerco policial.

El papa Francisco llegó al centro histórico a bordo del vehículo sencillo, que lo acompaña en la gira en el país. El presidente Correa lo recibió con un fuerte abrazo. Luego de ello, el Santo Padre recorrió el Palacio de Carondelet.

Esta tarde y noche, los feligreses se apostaron en la autopista General Rumiñahui, en donde el Sumo Pontífice circuló en su paso hacia Carondelet.

Luego de este acto, el Sumo Pontífice visitó la Catedral Metropolitana. Caminó previsto caminar hasta el lugar, que se encuentra a pocos minutos del Palacio de Carondelet en la Plaza de la Independencia.

Desde la Catedral, impartió una solemne y cariñosa bendición a todos los ecuatorianos.

Al terminar el recorrido, el papa Francisco regresó a la Nunciatura Apostólica.

(Con información de El Telégrafo)

Comments are closed.