El Gobierno griego ha dado el visto bueno a prácticamente todas las condiciones de la propuesta de ajustes y reformas que le hicieron los acreedores el pasado viernes, para que estas formen parte del tercer programa de rescate del país. Hace apenas cinco días, Atenas consideró esa oferta inaceptable, convocó un referéndum y empezó a hacer campaña por el ‘no’.

Desde entonces, las negociaciones sobre el rescate con los acreedores se han roto, el Banco Central Europeo (BCE) ha capado la liquidez de emergencia a la banca griega, el Gobierno ha impuesto un corralito y ha incurrido en un impago con el Fondo Monetario Internacional.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, comunicó su decisión en una carta enviada a los jefes de las instituciones de la troika: a Mario Draghi (BCE), a Jean Claude Juncker (Comisión Europea) y a Christine Lagarde (FMI).

Según informa el diario inglés Financial Times, misiva llegó ayer, horas antes de la medianoche, cuando expiró el segundo programa de rescate y venció el plazo para devolver 1.500 millones de euros al FMI. Con lo primero, Atenas perdió el derecho a acceder a 16.000 millones de euros en financiación. Con lo segundo, la capacidad de seguir recibiendo fondos del FMI hasta que resarza el impago.

La carta de Tsipras asegura que su Gobierno está dispuesto a aceptar la propuesta de la troika del viernes 26 de junio a las 20:00 horas como parte de una prolongación del segundo programa y de la solicitud de un tercero. Atenas solicitaba una serie de «mejoras, adiciones o clarificaciones»:

Pensiones: acepta la propuesta de la reforma de las pensiones, pero solicita que los cambios para retrasar la edad de jubilación a los 67 años empiecen en otoño en lugar de ahora mismo.

IVA: acepta la propuesta pero solicita que se permita la ventaja fiscal del que disfrutan las islas sobre este impuesto.

Mercado laboral: las reformas se implementarían en otoño de 2017

Medidas fiscales: acepta la eliminación de las ayudas fiscales a los agricultores, pero de forma gradual (hasta 2017) y posponer el recorte de 400 millones en gasto militar a 2017 (en 2016 sería de 200 millones).

Pensiones: acepta la reforma de las pensiones, pero la implementación se retrasaria a octubre de 2015; el complemento EKAS sobre las pensiones desaparecería en 2019, pero pide evitar su impacto inmediato sobre el 20% de las pensiones más bajas.

Sin embargo, la propuesta tiene tres problemas para fructificar: el primero, que llegó a solo unas horas de que expirara el segundo programa de rescate, por lo que no había tiempo de analizarla y aprobarla; el segundo, relacionado con el primero, que la oferta de la troika que acepta Tsipras ya no existe; y el tercero, que las enmiendas que exige Tsipras dejarían algunas agujeros fiscales por cubrir, menos que antes, pero todavía quedarían.

Además, el primer ministro griego pide una reestructuración de la deuda griega, pero los ministros de Finanzas de la zona euro ya se mostraron dispuestos la semana pasada a incluir en el acuerdo un compromiso de iniciar las negociaciones sobre este punto el próximo mes de octubre.

Según fuentes de la zona euro citadas por medios europeos. «Todavía hay un montón de cabos sueltos», dijo un oficial comunitario. «No creo que el Eurogrupo siga creyendo esas promesas así como así. Además, están pidiendo la extensión de un programa que ya ha expirado», ha añadido.

Angela Merkel, canciller alemana, ya ha dicho que las negociaciones para un hipotético tercer rescate deben esperar a la consulta sobre la propuesta del próximo domingo en Atenas. «No puede haber negociaciones para un nuevo programa de crédito antes del referéndum»; aseguró la canciller en el Bundestag.

(Tomado de entornointeligente.com)

Tu comentario

Comments are closed.