El Ministerio Público sostuvo el jueves que en las muertes de la madre y su bebé en la madrugada del miércoles en Cobija (Pando) hubo un presunto “delito de homicidio culposo” y también descartó que la criatura hubiera fallecido horas después de su progenitora.

“Se iniciaron las investigaciones por el presunto delito de homicidio culposo y posible incumplimiento de deberes. El proceso se encuentra en etapa preliminar y estamos realizando la colección de evidencias para determinar la existencia o no del ilícito”, señala el fiscal departamental de Pando, Juan Carlos Cuéllar, en un boletín oficial.

Según la relación de los hechos, la noche del martes (22:00), la madre fue al Hospital Roberto Galindo Terán junto a su esposo y cuñada. El ginecólogo de turno indicó que se deberían realizar algunos estudios antes del trabajo de parto. Luego la mujer fue llevada a la sala dl quirófano para ser intervenida, pero a las 06:00 del miércoles, los familiares tomaron conocimiento de que la bebé habría nacido sin vida. Minutos más tarde, la salud de la madre se complicó y fue trasladada al quirófano donde perdió la vida a horas 10:00.

Después circularon videos en redes sociales en los que se aseguraba que el bebé estaba vivo (en la morgue) y que finalmente murió por el descuido de los médicos que lo dieron por muerto.  «Quiero desmentir esa información que circuló en medios de comunicación y redes sociales, en ningún momento el médico forense ha dado esa noticia (que el niño estaba vivo) o ha intervenido, si ustedes ven el video esa fue una conjetura de los familiares», dijo Cuéllar.

El presidente Evo Morales pidió el jueves esclarecer la muerte de una joven madre y su hijo recién nacido en Cobija. «Muy consternados tras enterarnos del fallecimiento de una joven mujer y su hijo recién nacido en #Cobija. Las circunstancias de esas muertes deben investigarse para establecer responsabilidades y sanciones ejemplarizadoras, de ser necesario. La vida es el bien más preciado», se lee en su cuenta Twitter.

COBIJA/

Tu comentario